Señalan miembros de la etnia que sería “un sueño hecho realidad” de concretarse el proyecto anunciado por las autoridades.

CIUDAD OBREGÓN.- La distribución de agua potable a través del acueducto yaqui que dotaría de este recurso a los ocho pueblos de la tribu y sus más de 50 comunidades, de concretarse como expusieron las autoridades, sería un “sueño hecho realidad”, coincidieron líderes de la etnia.

Después de subsistir sin acceso a agua potable y mediante tuberías durante toda su vida, el acueducto mejoraría sustancialmente la calidad de vida de sus comunidades, mencionaron.

El Gobierno del Estado compartió que para esta obra, que está dentro del Plan de Justicia Yaqui, se hará una inversión total de 2 mil 191 millones de pesos, y tendrá una longitud de 241 kilómetros, similar a la distancia entre Ciudad Obregón y Hermosillo.

Para este año proyectan avanzar en la construcción de 100 kilómetros, es decir, 40% de la obra, para lo que invertirán mil 81 millones de pesos.

El acueducto contará con cuatro tramos de construcción e iniciará en la presa Oviáchic hasta Bahía de Guásimas y Bahía de Lobos, pasando por los ocho pueblos de la etnia Yaqui y las 50 comunidades que la comprenden, cuando quede concluido en diciembre de 2023.

 

ES BENÉFICO
Fernando Jiménez Gutiérrez, miembro de la tropa yoremia del pueblo de Vícam, comentó que esta obra va a ser muy benéfica para todos los habitantes de la tribu Yaqui, pero que todo dependerá de que se realice de forma correcta.

Aunque es un proyecto muy bueno lo consideró poco viable, por las condiciones de sequía que azotaron al Estado, y la cantidad de agua que posee la presa Oviáchic en la actualidad, pues la distribución de agua estaría comprometida.

Es una obra buena, perono sabemos de dónde van asacar el agua. Vamos a competir con el Municipio de Cajeme por el vital líquido…están repartiendo lo que noalcanza, y eso puede detonarun caos social; no le vemos futuro, aunque sabemos que vaa ser muy benéfica”, opinó.

Guadalupe Flores Maldonado, líder de la tribu perteneciente a Loma de Bácum,comentó que hace mucho habían propuesto este proyecto,pero que nunca tuvo seguimiento y que es muy bueno,aunque también requierenatención al Río Yaqui.

El acueducto está muybien, pero necesitamos que serespete nuestro río, la ley deaguas nacionales. Si se respetara por el Gobierno, el Río Yaqui estuviera corriendo conun mínimo de 40 millones demetros cúbicos, se reestablecerían todos los mantos acuáticos y no necesitaríamosnada más, no tendríamos problemas”, puntualizó.

DA GUSTO
Teodoro Buitimea Flores, catedrático perteneciente al poblado de Vícam, manifestóque le da mucho gusto la llegada de este proyecto a suscomunidades, porque aseguraría el suministro de agua,que es un problema con el queviven día a día.

Estuve leyendo sobre elplan del Gobierno federal, y me parece muy bueno, que está muy bien, nos quitaría muchos problemas en cuanto a agua; tendría que ser un acueducto de caída para no impactar tanto la naturaleza”, detalló.
Aunque con el acueducto garantizarían el acceso agua, comentó, no se tiene que dejarde lado el cuidado y protección del recurso.

César Cota Tortola, de latropa yoremia de Loma de Guamúchil, señaló que si llegara a concretarse beneficiaría a los más de 40 mil indígenas que habitan en los pueblos yaquis, y que sería un sueño hecho realidad tener agua potable.

Nosotros tomábamosagua del canal viejo; si se llega a hacer esta obra será mucho el beneficio, pero primero tienen que hacer el trabajocomo se debe, de la presa para arriba, no como se inició.La preocupación aquí es quesi se hace este acueducto ¿dedónde va a salir el agua quelleve?, porque la presa actualmente no tiene”, alertó.
Cuando anunciaron esta obra, dijo, los miembros de los diversos pueblos se emocionaron y ahora solamente solicitan al Gobierno federal que no lo deje de lado y que cumpla los tiempos que se establecieron para su realización.

ES ALGO BUENO
Luis Cruz Carrillo, presidente del Distrito de Riego del Río Yaqui, señaló que ven“con muy buenos ojos” estaconstrucción.

Lo único que pudo habersido es que se pudieron ahorrar el acueducto y moveragua de los canales a una potabilizadora, pero está bien mandarla directamente por tubería, eso es justicia para latribu”, indicó.
Destacó que por estar en la misma cuenca de Cajeme tienen como obligación brindar esta agua para consumo humano a los pueblos yaquis.

Sobre ampliar un distrito de riego para la etnia, dijo, noestán en contra, sino que nosaben cómo van a distribuirel agua para que alcance paratodos los productores.

Fuente: El Imparcial.

COMPARTE