El gobernador José Rosas Aispuro señaló que la razón por la cual Durango tuvo un repunte de contagios por COVID-19 se debió a un importante incremento en la parte social

 

José Rosas Aispuro, gobernador de Durango, espera que con las restricciones que se implementarán a partir de hoy y hasta el 17 de noviembre disminuyan los contagios de COVID-19 en la entidad, la cual regresó a semáforo epidemiológico rojo.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, Rosas Aispuro apuntó que la razón por la cual Durango tuvo un repunte en los contagios por coronavirus se debió a un importante incremento en la parte social.

“En el mes de octubre empezamos a tener un incremento de contagios y una demanda mayor de hospitalización. Esto (las restricciones) fueron para proteger la vida del personal de salud y de los duranguenses”, reiteró.

El gobernador de Durango apuntó que, en dos semanas, se hará una valoración para ver si fueron disminuidos los contagios, y en caso de no hacerlo, serán implementadas otras restricciones.

“La decisión no es fácil, pero lo más importante es conservar la salud, por esta razón tomamos esta decisión. Ante el incremento de contagios no quisimos vernos rebasados en los hospitales”, adujo.

Rosas Aispuro anunció  que, a más tardar mañana, se presentará una iniciativa ante el Congreso local para que sea obligatorio el uso del cubrebocas en la entidad.

 

Con información de López-Dóriga Digital

COMPARTE