Tamales, mariscos, tortas, tacos dorados, de asada, birria y cabeza, así como frutas y verduras, son los productos que se ofrecen por las prolongaciones Guerrero e Hidalgo desde hace tiempo, sin las licencias correspondientes de sanidad, así lo corroboró la Unidad de Control Sanitario de Ciudad Obregón.

Durante ocho verificaciones a 24 puestos ambulantes colocados en la periferia del Seguro Social, la Unidad de Control Sanitario de Ciudad Obregón detectó que el cien por ciento carecía de la licencia sanitaria, solo uno tenía el permiso, pero este estaba vencido.

La dependencia, dirigida por Walter Arvizu Tineo, exhortó a los propietarios de los puestos a regularizarse mediante la capacitación en el manejo de alimentos y buenas prácticas de higiene que la Unidad de Control ofrece en sus instalaciones. Hasta el momento, el 40 por ciento de los comerciantes ya se acercó para cumplir con los requisitos.

Blanca Bugarín, vendedora ambulante de tacos varios, dice que ella fue de las primeras en acercarse a la dependencia municipal junto con otros de sus compañeros para gestionar la licencia sanitaria cuando esta los visitó el viernes pasado.

Tomamos inmediatamente el curso porque no nos conviene operar sin los papeles en regla, por ejemplo, a mí ya me dieron mi permiso y es el número 141”, explica.

La licencia estará vigente hasta diciembre de 2019.

Entre las recomendaciones que les piden a los vendedores de comida está el detener debidamente tapada las ollas con los alimentos y que solo una persona maneje los alimentos.

 

 

Fuente: Tribuna.

COMPARTE