El Presidente aseguró que las relaciones de su gobierno con la iglesia católica “se traducen en amistad y respeto”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador visitó la réplica de la Capilla Sixtina, ubicada en el Zócalo de la Ciudad de México, junto con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolibn.

Al mediodía, el mandatario salió de Palacio Nacional, acompañado de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; el canciller Marcelo Ebrard, los secretarios de Gobernación y Seguridad, Adán Augusto López y Rosa Icela Rodríguez; así como de autoridades religiosas.

“Nos visitó el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y aprovechamos para visitar la réplica de la Capilla Sixtina del gran Miguel Ángel. Las relaciones con la iglesia católica se traducen en amistad y respeto”, escribió el mandatario en sus redes sociales. Tras el recorrido, el mandatario reconoció que el papa Francisco “es un dirigente espiritual y humanista excepcional”.

La visita a la Capilla Sixtina incluía un acto protocolario, sin embargo, la agenda de los jerarcas católicos no permitió que se llevara a cabo, por lo que se limitó únicamente al breve recorrido con el Presidente. Más tarde, el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, comentó que la invitación para que el papa Francisco visite México continua abierta.

La réplica de la Capilla Sixtina está abierta desde el 21 de abril y se expondrá durante todo un mes, gracias a la colaboración del gobierno de la Ciudad de México, a través la Secretaría de Cultura local y el Fondo Mixto de Promoción Turística, en coordinación con El Museo Vaticano y la Arquidiócesis Primada de México.

Durante su primer día de funcionamiento en el Zócalo capitalino, la muestra recibió 8 mil visitantes, informó el gobierno de la Ciudad de México. Ciudadanos, visitantes del interior de la República e incluso extranjeros acudieron entusiastas a disfrutar esta gran obra, uno de los espacios más célebres del Vaticano.

Fuente: Milenio.

COMPARTE