Alfonso Durazo destacó que durante sus dos años al frente de la SSPC se avanzó en dotar al Estado mexicano de los instrumentos para enfrentar la inseguridad

 

Alfonso Durazo permanecerá en el cargo de secretario de Seguridad y Protección Ciudadana hasta el último minuto de octubre, aunque presentará su renuncia de manera formal el próximo viernes.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, detalló que no conoce quién asumirá el cargo, pero que hasta el 15 de noviembre se mantendrá a disposición de su sucesor para complementar el proceso de entrega recepción y los 45 días siguientes estará atento a cualquier información que requiera el nuevo titular de la SSPC.

Cuestionado sobre su candidatura por Morena para la gubernatura de Sonora, Durazo Montaño afirmó tener “una vieja y razonable aspiración” en virtud de su formación académica, experiencia política administrativa y trayectoria, que incluye la Cámara de Diputados, el Senado de la República, la dirigencia nacional de Morena y por supuesto la SSPC.

Al hacer un repaso por su gestión al frente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo resaltó la extinción de la Policía Federal y la creación de la Guardia Nacional que cuenta con 97 mil 832 elementos operativos desplegados de manera permanente en todo México.

Sin embargo, apuntó que lo más importante de su gestión fue el rediseño del Gabinete de Seguridad con la implementación de reuniones diarias y no cada dos meses como en el sexenio pasado.

Ahora que deja el cargo, Alfonso Durazo precisó que su peor día como secretario de Seguridad y Protección Ciudadana no fue el de la captura y liberación de Ovidio Guzmán sino la explosión de una toma clandestina de hidrocarburo en Tlahuelilpan.

Esto por la pérdida de vidas humanas y porque la SSPC no tenía muchos de los instrumentos con los que hoy cuenta.

Con información de López-Dóriga Digital

COMPARTE