El único depósito del mineral certificado en México genera expectativas por una producción proyectada de 17 mil 500 toneladas anuales.

BACADÉHUACHI, Sonora.-Entre la arcilla que se encuentra en los suelos montañosos de Bacadéhuachi está el litio en un gran depósito que ha captado el interés de China, Canadá, Inglaterra, otras naciones y recientemente de México.

En ese Municipio, ubicado a 277 kilómetros al Noreste de Hermosillo, está el yacimiento de litio que destaca por su capacidad de almacenar energía y sus múltiples usos que van desde los medicamentos antidepresivos, la telefonía celular, paneles solares y hasta baterías para los vehículos eléctricos.

El nombre de Bacadéhuachi, este Municipio de apenas mil habitantes dedicados principalmente a la agricultura y ganadería, aparece en las carpetas de inversión de compañías como Ganfeng Lithium, la proveedora de litio más grande de China y la tercera más grande del mundo, también en informes de firmas canadienses o de la Bolsa de Valores de Londres, así como en publicaciones especializadas a nivel mundial.

La razón es que ahí se desarrolla el Proyecto Sonora Lithium que está en manos de Ganfeng y otros inversionistas que buscan producir en 2023 alrededor de 17 mil 500 toneladas del mineral y opera bajo una concesión del Gobierno mexicano.

UN DEPÓSITO IMPORTANTE
“Una de las grandes ventajas que tiene este proyecto (Bacadéhuachi) comparado con otros en el mundo, es que ha sido certificado desde su origen, ha tenido las certificaciones internacionales”, destaca el ingeniero geólogo Rodrigo Calles, quien estuvo en las fases iniciales de este depósito de Sonora.

Él ha laborado en varios continentes, trabajó por más de 20 años con el Grupo de Minerales Industriales de Río Tinto, la segunda compañía minera más importante a nivel mundial; en 2004 estuvo en Serbia en el primer proyecto de esa empresa y participó en el descubrimiento de un depósito de litio; en 2009, como geólogo independiente, desarrolló proyectos del mineral en salmueras en Argentina, en Bolivia y Chile.

Calles explica que Río Tinto inició la exploración de boratos, y uno de los minerales que se le asocia es el litio, eso fue en las cuencas de Bacadéhuachi, Magdalena de Kino y Tubutama, conocidas como depósitos potenciales.

“Nos tocó evaluarlas desde finales de los ochenta, noventa y a principios del 2000, posteriormente cuando se vino este ‘boom’ del litio fue que se empezó a mirar el depósito de Bacadéhuachi, creo que fue a partir de 2011 que se empezaron a hacer los primeros trabajos, ya no orientados al borato sino a ver el potencial por el litio.

“Teníamos análisis químicos de esas arcillas y se descubrió que tenían concentraciones muy importantes y de ahí inició toda la evaluación del proyecto”, agrega.

En ese tiempo, detalla, estaban empresas como Union Canadiense, Bacanora Minerals, que inicialmente tenían proyectos para los boratos, pero después se vio la posibilidad de incursionar en el litio y se concentraron en este mineral.

Para ejemplificar los años que puede llevar el desarrollo de un proyecto minero de litio en arcilla, el geólogo expuso el caso de Serbia, donde Río Tinto tardó alrededor de 20 años entre lo que se descubrió el depósito y lo que tardó en ponerse en operación la mina, lo cual implicó la inversión de sumas cuantiosas.

IMPACTO
El proyecto de Bacadéhuachi es un proyecto importante con recursos, bien soportados, certificados, pero la gran incógnita que hay es referente al proceso de producción que, subraya el geólogo Calles, es lo que marcará la viabilidad del proyecto.

“No es el depósito más grande del mundo, actualmente con esos recursos vamos a participar con el 2% o 2.5% de la producción, de las reservas mundiales, la producción con la que va a participar México pues es relativamente baja comparada con la de otros países como Australia, Argentina y Chile”, aclara.

La relevancia principal de este depósito, puntualiza, es que es el único en México seriamente evaluado, es el que tiene mejores perspectivas para llegar a consolidarse como una operación y que eventualmente si eso llega a suceder va a llevar desarrollo a ese polo del Estado.

EL RETO
Los depósitos del litio son de tres tipos en: Roca dura, salmuera y arcilla.

En roca dura, los mayores depósitos están en Canadá, Australia y China y representan cerca del 20% a 25% de la cantidad de recurso del mineral. Los que están en salmuera se ubican principalmente en Argentina, Chile y Bolivia y que comprenden alrededor del 60%; y el litio en arcilla, que significa del 10% al 15% de los recursos totales y de este tipo es el depósito de Bacadéhuachi.

No existe en el mundo o por lo menos no tengo conocimiento de ningún depósito de litio en arcilla que esté en explotación, que sea económicamente viable”, dice Calles.
El depósito de Bacadéhuachi tiene un contenido promedio de 0.2% de litio, 0.25% de litio y el producto final que se venderá debe tener un grado de pureza de 99.5% para lo que se necesita un proceso de limpia, es decir, la remoción de todos los contaminantes.

“Ése es el proceso metalúrgico que realmente es el factor clave y el factor crítico que tiene este proyecto de Bacadéhuachi. Hasta el momento, ninguno de los procesos que se han identificado han sido económicamente viables, sí hay procesos que sabemos que funcionan que sabemos que sí se puede hacer, pero el costo-beneficio no casa. “Han certificado toda la exploración, han certificado que el proceso mineralógico, de extracción, es factible y que el proceso metalúrgico también es factible y han hecho un análisis económico donde se ha demostrado que el proyecto tiene factibilidad para proceder”, añade.

Otro de los grandes retos que tiene es la condición de la infraestructura porque se requiere gas natural. Ganfeng acaba de adquirir otros proyectos en Sudamérica para extraer litio a partir de salmueras donde el costo por extracción es mucho menor.

“En este momento hay una guerra interna entre las empresas para acaparar el mayor número de recursos y en este caso creo que fue uno de los movimientos de Ganfeng, sabes qué ahí hay un recurso, yo lo quiero, la posibilidad de que lo eche para adelante, no estoy muy seguro de que sean demasiado altas por lo menos en el corto plazo”, indica.

UN GRAN PROYECTO
“Sí es cierto, (en el proyecto de Bacadéhuachi) existen 280 millones de toneladas, pero esas contienen el 0.2% de litio, cuando uno hace las cuentas viene y nos da que los recursos disponibles son alrededor de 3 a 5 millones de toneladas dependiendo de la categoría de recursos que uno quiera considerar, pero sí es suficiente para garantizar una producción como la que se está planeando”.

Te puede interesar: Litio, de Sonora para el mundo

Lo que se pretende en Bacadéhuachi es acorde a la de otros proyectos, producciones de 17 mil 500 a 25 mil toneladas por año de carbonato de litio que es similar a lo que le ha tocado evaluar en depósitos en el área de Argentina.

MÉXICO, TARDE
“Empecé a dar pláticas (sobre el litio) en el 2015 y 2016, y en aquel entonces les decía que el problema que tenemos en México es que habíamos empezado muy tarde a evaluar este tipo de depósitos”, recuerda el también consultor de proyectos mineros.

Señala que en 2009, la proyección era que para 2014 la demanda de litio se iba a disparar y en ese tiempo Argentina hizo un intenso trabajo de exploración, perforación y desarrollaron una metodología generada por la misma prisa que había.

Actualmente, Argentina tiene por lo menos unos 5 o 6 proyectos de la misma magnitud de Bacadéhuachi, ya certificados, con litio en salmuera, con una metodología de extracción mucho más favorable, más económica y listas para echarse a andar.

“El Servicio Geológico Nacional (de México) va a empezar con lo que me tocó hacer aquí en el 2004 con la fase inicial de evaluación de sitios, identificación de áreas, luego viene que hay que hacer la barrenación, hay que cuantificar los recursos, hay que hacer las plantas pilotos, hay que correr todos los procesos”

“Generalmente, la evaluación de un depósito teniendo todos los recursos, si bien nos va lleva entre 3 y 5 años hacerlo en forma sustancial. Bacanora Minerals empezaron en el 2011 y es hora de que todavía no lo pueden echar a andar”, comenta.

LA INQUIETUD
Aunque se ha dado a conocer que la producción de litio en Bacadéhuachi iniciará en 2023, Calles considera que es una situación compleja porque se requiere tener la mina y la planta que implican inversiones muy cuantiosas.

“Sobre todo las empresas quieren tener la seguridad jurídica de que van a poder operar en forma confiable en el País. Entonces y esta situación que se ha dado últimamente pues ha metido un grado de incertidumbre elevado entre ellos”, señala.

En octubre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una propuesta de reforma constitucional para nacionalizar el litio por considerarlo estratégico para la Nación, lo que, de aprobarse, el sector minero ha expresado que se frenarían los proyectos de evaluación y exploración de nuevas áreas.

El geólogo Calles considera complicado que el Gobierno mexicano se haga cargo de la producción de litio.

“Hubo un intento por ahí en los 70’s y 80’s, (de México), pero para otros tipos de depósitos, para los depósitos en roca dura que no tuvo ningún éxito, y el problema principal es de recursos de inversión, acaban de anunciar que van a invertir 55 millones de pesos, realmente para un proyecto de exploración es insignificante”, añadió.

Por ejemplo, un proyecto en Argentina en las fases iniciales requería de 3 a 5 millones de dólares y en las fases finales hasta 15 millones de dólares, en evaluación sin considerar la construcción de planta y otros procesos.

Sobre que tendría que hacer México para aprovechar el litio y cuál sería el camino, el geólogo señala:

“Si piensa hacerlo mediante el control que está estableciendo, pues veo poco viable que llegue a desarrollar algo que sea económicamente atractivo para el País, ¿cómo lo puede aprovechar.

“Creo que es lo más conveniente lo que se había venido haciendo hasta ahora, simplemente involucrar a empresas extranjeras que tienen el conocimiento, la experiencia y los recursos e implementar las medidas que tienen para hacerlo de la manera más conveniente para que esos recursos se queden en México”.

“¿Es (Bacadéhuachi) un depósito importante? Sí, es un depósito importante. ¿Es el mayor del mundo? No es el mayor del mundo. ¿Tiene relevancia? Sobre todo, para nosotros y por la región en la que está, sí tiene relevancia.

“¿Va a ser un competidor importante a nivel global? No, no lo creo, existen otros países más importantes. El gigante, el elefante blanco sigue dormido, las mayores reservas de litio en el mundo están en Bolivia”.

Bolivia ha implementado medidas restrictivas por lo que no han podido producir cuando tienen las mayores reservas a nivel mundial.

“El día que eso se resuelva y el día que esos jugadores puedan entrar a jugar, la importancia del proyecto de Sonora va a ser cada vez menos”.

Fuente: Tribuna.

COMPARTE