BONOS MEXICANOS ESTÁN AL BORDE DEL GRADO “BASURA” POR PEMEX: BLOOMBERG

Los bonos mexicanos están al borde del grado “basura”, pues Petróleos Mexicanos (Pemex), la compañía de su ramo más endeudada del mundo, amenaza con arrastrar con ella las finanzas del país.

Información compilada por Bloomberg señala que las primas por la deuda del Gobierno de Méxicoson ahora más altas que las pagadas por los mercados emergentes de niveles por debajo del ‘BBB+’que mantiene nuestro país.

Luego de que Fitch Ratings bajara la calificación crediticia de Pemex a solo un escalón por encima de “basura” en enero, los bonos cambiaron a peor en medio de las expectativas de una rebaja de la nota del país.

Un sondeo de clientes por parte del Bank of America reveló que el 70 por ciento de los encuestados esperan que México pierda su grado de inversión en los “próximos años”.
Conforme el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciaba el paquete de rescate para Pemex, comenzó a surgir una preocupación sobre que se necesitaría un gran sacrificio para salvar a la petrolera.

La petrolera mexicana, que representó alrededor de una quinta parte de los ingresos nacionales en 2018, se encuentra asfixiada por una deuda de 107 mil millones de dólares y una caída en su producción.

“Las medidas hasta la fecha han tenido un impacto fiscal bastante moderado”, comentó Charles Sevilla, director senior de Fitch, en entrevista. “El problema es que para ofrecer la escala de apoyo que se necesitaría para darle a Pemex más margen para invertir y mejorar su negocio, esto podría requerir ceder importantes cantidades de ingresos del Gobierno”.

Las áreas de financiamiento y tesorería de Pemex trabajan en un plan de recepción de recursos que tiene como objetivo aliviar de manera parcial las fuertes presiones financieras a las que está sujeta, dijeron fuentes de la petrolera del Estado a El Financiero a principios de febrero.

A pesar de que no detallaron el monto, insinuaron que la cantidad a recibirse durante el periodo sería superior a los mil 500 millones de dólares.

La administración de López Obrador anticipó un plan de exención de impuestos de 3 mil 500 millones de dólares para la compañía por los próximos seis años.

Las medidas no solamente no pudieron mitigar los miedos del mercado, sino que además despertaron la angustia de que el gobierno no ha comprendido el alcance de los problemas de Pemex. A otros les preocupa que las nuevas inyecciones de capital podrían quebrar la posición fiscal de todo el país.

“Hay riesgo de contagio ya que esencialmente solo hay un bolsillo. En la medida en que el apoyo de Pemex se produce a expensas del desempeño fiscal, eso afectará las calificaciones soberanas“, aseveró Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de Alliance Bernstein en Nueva York.

El reciente deterioro del perfil de riesgo de México es aún más pronunciado en comparación con el de Brasil. El diferencial medio del país es más amplio que el de su vecino regional, aunque este último tiene el grado de “basura” debido a su deuda creciente.

Luego de que López Obrador cancelara la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, y suspendiera las reformas de Pemex que habían abierto las puertas a la inversión extranjera, algunos inversores parecen estar perdiendo la confianza en el recién entrado gobierno.

El problema para el país no es solo el contagio de Pemex, sino también la “erosión del marco institucional que ha sustentado la confianza de los inversores en la historia de México durante las últimas tres décadas”, manifestó Roger Horn, estratega senior de mercados emergentes de SMBC Nikko Securities America en Nueva York.

 

 

 

 

Con información de Bloomberg

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here