Britney Spears obtuvo una nueva orden de restricción contra su exmánager, Sam Lutfi, quien no podrá acercarse a menos de 182 metros de la cantante. La medida es temporal, mientras se realiza una audiencia donde el equipo legal de la princesa del pop espera obtener una orden permanente.

De acuerdo con distintos medios, Lufti se habría contactado con la madre de la cantante con la esperanza de fungir como guardián de esta, actualmente bajo la tutela de su padre.

Asimismo, el equipo legal de Spears consideró que el hombre es un “parásito“, el cual incluso se habría hecho pasar en varias ocasiones como su mánager, a pesar de que no tenían una relación contractual desde 2009, cuando Britney obtuvo la primera orden de restricción en su contra.

“Poco después de que la señora Spears ingresara por propia voluntad en una institución psiquiátrica, Lufti comenzó una nueva campaña de acoso contra la señora Spears y su familia”, señala el documento judicial.

Mientras tanto, los abogados de Lufti consideraron que la medida viola los derechos constitucionales de su cliente, y que esperan triunfar en la audiencia programada para el 28 de mayo.

 

Con información de E!

COMPARTE