De los 35 menores de entre 4 y 15 años que viven en el albergue del DIF, más de la mitad busca ser adoptado por alguna familia, manifestó Hernán Terminel Apodaca.

El subprocurador de la Defensa del Menor y la Familia informó que la meta es lograr la permanencia cero en albergues, por lo que trabajan en ubicar a los infantes con familiares directos, cercanos o con alguna familia adoptiva.

“Se busca tras el retiro del menor colocarlo con familiares directos como abuelas o tíos, es la primera acción y de no lograrse, instalamos de forma permanente a los niños en una casa hogar en espera de una familia

adoptiva”, abundó.El número de niños que llegan a los albergues ha incrementado debido a dos extremos contradictorios, por un lado, el abandono de sus padres por adicciones, y por otro, por la necesidad de que ambos trabajan.

Por mes son más de 30 denuncias las que atienden por el tema de abandono, dijo, al recibir una se investiga y de ser necesario los niños son retirados de los progenitores y llevados de manera temporal a un albergue en lo que se determina su situación.

 

 

Fuente: elimparcial.

COMPARTE