Este sector de la población lucha contra un sistema que no cumple con garantizarles la mínima seguridad

Ciudad Obregón, Sonora.- Ausencia de señalizaciones, de infraestructura adecuada y servicios públicos adecuados, son algunos de los problemas que día a día enfrentan las personas con discapacidad en el municipio, por lo cual, en este ‘Día Internacional de las Personas con Discapacidad’, alzan la voz para concientizar a la ciudadanía.

En Cajeme existe un registró de 6 mil 387 personas con algún tipo de discapacidad, de los cuales 395 sufren problemas auditivos, mil 146 cuentan con discapacidad intelectual, 4 mil 313 presentan problema neuromotriz, 468 con limitación visual y 62 con problema psicosocial.

Francisco Rodríguez, ciudadano con discapacidad física al solo tener una pierna, relató para TRIBUNA que debido al mal estado de las banquetas, falta de rampas para discapacitados y falta de empatía de la ciudadanía el transitar por la ciudad es una faena arriesgada.

Aunque hemos visto que ya existe más inclusión, aún es insuficiente, en algunas partes han puesto ‘subiditas’, pero no en todos lados, en otras partes ni banquetas existen, para mí que no tengo una pierna y me apoyo con muletas, no me queda más que bajar a la calle, pero la verdad es cansado y arriesgado, no todo es por el estado de las calles, mucha gente deja abiertos sus portones, suben los carros a las banquetas o comercios que colocan sus puestos a lo largo de toda la banqueta”, declaró.

Cristina Copado, ciudadana con discapacidad física, explicó que, en su experiencia al ser usuaria de una silla de ruedas, la discapacidad depende del entorno, argumentando que años atrás la gente con alguna discapacidad rara vez salía de sus casas, pero poco a poco se ha visibilizado la problemática.

“Se han colocado semáforos auditivos, algunos edificios han colocado rampas o elevadores, aún falta mucho por hacer, gran parte de la población no es empática, son más las trabas que ellos nos colocan, no pedimos un trato especial, solo lo necesario para llevar una vida normal.

Mayra Elena Díaz Amavizca, coordinadora del Consejo Municipal para la Integración de Personas con Discapacidad (CMID), detalló que existe falta de infraestructura de las vialidades, pero sobre todo empatía y conciencia social.

Hacen falta rampas acondicionadas, algunas banquetas están intransitables, sobre todo cuando se tiene una discapacidad, no solo para quienes requieren una silla de ruedas, sino para quienes tenemos limitaciones motrices y caminamos con dificultad”, dijo.
La funcionaria añadió que existe voluntad por parte de las autoridades en dar soluciones para la movilidad a personas con discapacidad, pero será un proceso largo debido a la gran cantidad de necesidades, recalcando que el verdadero problema que se tiene en el municipio es la falta de conciencia de la sociedad.

Se puede tener una infraestructura que no es la óptima, tal vez una rampa azul desteñida, pero si el ciudadano no respeta, no se toca el corazón, no podremos avanzar como sociedad, si la gente mostrara respeto e hiciera valerlos se tendría una mejor convivencia”, indicó.

Con la inclusión en los cargos públicos, se obligó al actual Ayuntamiento a adecuar sus instalaciones, por lo cual se reparó el elevador que durante muchos años no daba servicio, y se ampliaron áreas del inmueble con la finalidad de facilitar el paso a personas con discapacidad, como es el caso del regidor con discapacidad motriz, Gilberto Valdivia Merino.

El edil declaró que puesto a que él conoce estas problemáticas que viven las personas con discapacidad, se ha trabajado con diferentes asociaciones para encuadrar un proyecto de inclusión. “En el municipio aún faltan estructuras, consideración a las discapacidades, por lo que se debe de trabajar en proyectos de concientización social”.

Fuente: Tribuna.

COMPARTE