El doctor Francisco Moreno describió la situación en hospitales del Valle de México como grave, porque no hay camas para los pacientes que las requieren

 

Después de que el Gobierno de la Ciudad de México prolongara este viernes el Semáforo Rojo por COVID-19, el doctor Francisco Moreno, encargado del Área COVID-19 del Hospital ABC, advirtió que la situación de la capital es “muy crítica”.

En entrevista para el espacio de Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, Moreno Sánchez señaló que la saturación hospitalaria en el Valle de México durará, por lo menos, otras tres semanas más.

“Hemos tenido los días con mayor número de casos nuevos desde que empezó la pandemia y también días con mayor número de fallecimientos”, lamentó.

El doctor Moreno calificó la situación en hospitales del Valle de México como grave y triste, porque los médicos no tienen camas para ofrecer a los pacientes que las requieren.

La gravedad aumenta porque la necesidad de camas hace más presión en las disponibles para terapia intensiva y con atención especializada en medicina crítica.

A pesar de la difícil situación, el director de Medicina Interna del Hospital ABC confía en que no se establezca en México códigos como en Italia o España para admitir únicamente a pacientes con posibilidad de recuperarse del COVID-19.

“Espero que esa situación no se dé. Lo que nos está poniendo en una situación crítica es que a ninguno, de diferentes edades, le puedes ofrecer una cama porque no hay disponibilidad”, dijo.

El doctor reconoció que la alta saturación hospitalaria se debe, en parte, a las personas que no se cuidaron durante las fiestas decembrinas, situación que prevalecerá durante, por lo menos, las próximas tres semanas debido a las reuniones de los últimos días, como la del Día de los Reyes Magos.

“Los que tenemos ahorita son pacientes que se infectaron en las fiestas de Navidad. Los casos nuevos son de los que se infectaron en las fiestas de Año Nuevo, son los que van a requerir en una semana camas de hospital”, detalló.

Respecto a las pruebas rápidas de COVID-19, el especialista explicó que resultan favorables precisamente por la rapidez con la que las personas advierten la enfermedad y toman medidas preventivas para evitar contagiar a otros.

Criticó, sin embargo, que en México sean pocas las pruebas que se aplican, lo que, aunado a que el uso de cubrebocas en el país no es obligatorio, ha fomentado la crisis sanitaria que hoy se vive.

 

Con información de López-Dóriga Digital

COMPARTE