A un año de iniciada la pandemia de COVID-19 en Chile el país se ha convertido en líder indiscutible de la vacunación en Latinoamérica

 

Chile cumple este miércoles un año bajo el yugo del COVID-19, doce meses en los que el país ha pasado de ser uno de los más golpeados del mundo por la pandemia a ser líder indiscutible de la vacunación en Latinoamérica, con 3.6 millones de personas que ya han recibido al menos una dosis.

Un médico de 33 años que había viajado al sudeste asiático se convirtió el 3 de marzo de 2020 en el primer caso detectado en Chile y, desde entonces, ya se han registrado más de 830 mil infectados totales y casi 20 mil 700 muertos.

A diferencia de vecinos como Perú o Argentina, Chile tardó más en echar el cierre a su actividad económica y no fue hasta mediados de mayo que decretó cuarentena total en la capital, donde viven 7 de los 19 millones de habitantes, una estrategia que derivó en muchas críticas al presidente Sebastián Piñera, a quien se le acusó de priorizar la economía sobre la salud.

Aunque la red hospitalaria estuvo al límite, nunca llegó a colapsar durante la etapa más ardua de la pandemia entre junio y julio, cuando los casos diarios rozaban los 7 mil, la tasa de positividad superaba el 35 por ciento y Chile estaba entre los 10 países más afectados del mundo en términos relativos.

“Hemos cometido horrores, como el decir que no iba a ser tan fuerte la pandemia”, dijo en rueda de prensa el ministro de Salud, Enrique Paris, que asumió el cargo en junio tras la renuncia de su antecesor por maquillar las cifras de muertes.

Pero, agregó Paris, “esos errores han sido superados, hemos logrado avanzar y creo que vamos a tener una buena evaluación final”.

Lo que es innegable es el exitoso proceso de vacunación que está llevando a cabo Chile, donde más de 18 por ciento de la población ya ha recibido una dosis, lo que le coloca en el cuarto puesto de la clasificación mundial, después de Israel, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos, según el registro “Our World in Data” de la Universidad de Oxford.

 

Con información de EFE

COMPARTE