La sobrepoblación, la existencia de actividades ilícitas y las pocas capacidades de la autoridad se destacan, donde los 14 centros penitenciarios del estado, no obtienen una calificación mayor a 6.72

Cajeme, Sonora.- Sobrepoblación, presencia de actividades ilícitas, deficiencias en los servicios de salud e insuficiencia de personal y custodia, fueron algunas de las características que encontró la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en los penales de Sonora.

cárceles del estado obtuvieron una calificación de 5.51 en una escala donde 10 es el máximo; el puntaje obtenido por los centros de reinserción social es reprobatorio.

PENALES EN CRISIS
El peor evaluado de todos es el Centro de Reinserción Social de Caborca con una calificación de 4.47 pues además de tener una sobrepoblación del 192.53 por ciento, la CNDH encontró presencia de actividades ilícitas, inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene de la cocina y comedores, así como deficiencia en la atención a personas adultas mayores, entre muchas otras observaciones.

Le sigue el Centro de Reinserción Social de Ciudad Obregón con una calificación de 4.92. Entre las mayores observaciones que hizo la CNDH para con este penal destaca: hacinamiento, sobrepoblación, ejercicio de funciones de autoridad por parte de personas privadas de la libertad, y presencia de cobros como extorsión.

Los penales restantes fueron evaluados de la siguiente manera: Centro de Reinserción Social Hermosillo I con 4.97; Centro de Reinserción Social de Puerto Peñasco con 5.06; Centro de Reinserción Social de Magdalena con 5.36; Centro de Reinserción Social de Guaymas con 5.4; Centro de Reinserción Social de Navojoa con 5.47; Centro de Reinserción Social de Huatabampo con 5.72; Centro de Reinserción Social Hermosillo II con 6.03; Centro de Reinserción Social de San Luis Río Colorado con 6.12; Centro de Reinserción Social de Agua Prieta con 6.16 y Centro Femenil de Readaptación Social de Nogales con 6.44.

Para todos los penales las observaciones realizadas por la CNDH fueron muy similares sino es que iguales, además de las ya mencionadas, en Caborca y Cajeme, también destaca: la insuficiencia de programas para prevenir incidentes violentos, deficiente separación entre procesados y sentenciados, falta de normatividad que rige el centro, entre muchas otras características que vulneran la integridad de las personas y merman su estancia digna.

El informe señala que los penales no muestran una tendencia de mejoría, respecto a las otras evaluaciones, y se mantienen en indicadores que están iguales o van a la baja, sobre todo en el aspecto de la reinserción social y aquellos que garantizan una estancia digna.

Entre los aspectos positivos que la CNDH encontró en los penales de Sonora se encuentra: atención a personas de la comunidad LGBTTTI y la integración y funcionamiento del Comité Técnico así como actividades laborales y de capacitación.

SOBREPOBLACIÓN
Sonora ocupa el sexto lugar a nivel nacional en sobrepoblación penitenciaria con un 24.23 por ciento más de reos de los que pueden estar en los centros de readaptación social. Los espacios totales son para 7 mil 998 y se tiene una población de 9 mil 924 reos.

El estado está por debajo de Nuevo León, Jalisco, Estado de México, Baja California y Ciudad de México. Se puede decir que el problema más grave está en el Estado de México donde se tiene una capacidad para 14 mil 327 y hay una población de 33 mil 918 personas privadas de la libertad, es decir 19 mil 591 más.

SIN CERTIFICACIÓN
Para que los penales puedan mejorar la vida de las personas privadas de su libertad, mediante el mejoramiento de la infraestructura de las instituciones penitenciarias y el reforzamiento en los controles de seguridad, existe una acreditación de la Asociación de Correccionales de América (ACA).

Sin embargo, en Sonora ninguno de los 13 penales del estado están acreditados en ACA. El penal federal en Sonora tampoco está certificado.

Guanajuato destaca como la única entidad que tiene todos sus penales certificados.

En cuanto a quejas, Sonora fue el tercer estado con mayor número de quejas presentadas ante los Organismos Públicos de Derechos Humanos (OPDH) con un total de 230 quejas, superado por la Ciudad de México con mil 097 y el Estado de México con 2 mil 427.

La mayoría de las quejas presentadas se debe a lo relacionado con los derechos a la salud y a la seguridad e integridad personal. Directamente ante la CNDH en Sonora se presentaron 117 quejas relativas al sistema penitenciario.

TRIBUNA solicitó una entrevista con el encargado de penales mediante comunicación social de Seguridad Pública pero hasta el cierre de esta nota no obtuvo una respuesta.

Fuente: Tribuna.

COMPARTE