Un nuevo estudio descubrió que la protección de la vacuna contra la infección por SARS-CoV-2 disminuye rápidamente.

La aparición de Ómicron, nueva variante del COVID-19, puso en jaque la protección de las diversas vacunas existentes contra este virus.

Un nuevo estudio, publicado en The Lancet, descubrió que la protección de la vacuna contra la infección por SARS-CoV-2 disminuye rápidamente pero se mantiene mejor contra la enfermedad grave.

En ese sentido, los investigadores de la Universidad de Umeå en Suecia identificaron cuánta protección mantenían las personas luego de algunos meses tras haberse aplicado la segunda dosis de diversas marcas de vacunas.

Para el estudio, se analizaron a casi 1.7 millones de individuos y los resultados se confirmaron en una población aún mayor de casi 4 millones. En general, hallaron que la protección contra infecciones de cualquier gravedad disminuyó progresivamente después del pico que se produjo un mes después de la segunda dosis.

Con dos dosis de la vacuna Pfizer, seis meses después de la vacunación la protección restante contra la infección era del 29 por ciento, mientras que con dos aplicaciones de Moderna fue de 59 por ciento.

En el caso de la vacuna AstraZeneca, no hubo protección restante de meses en adelante.

No obstante, con respecto a las infecciones que fueron lo suficientemente graves como para justificar una hospitalización, o cuando el individuo murió dentro de los 30 días posteriores a la confirmación de la infección, se mantuvo mejor la protección.

La protección contra la enfermedad grave fue del 89 por ciento después de un mes y del 64 por ciento a partir de los cuatro meses durante el resto del seguimiento máximo de nueve meses. Hubo evidencia para sugerir una menor protección en las personas de mayor edad y en las personas con servicio de ama de casa.

“Los resultados subrayan y respaldan la decisión de ofrecer una tercera dosis”, dice Marcel Ballin, estudiante de doctorado en medicina geriátrica en la Universidad de Umeå y coautor del estudio. «En particular, los resultados muestran que fue correcto priorizar a las personas más ancianas y frágiles”.

Fuente: Radio Fórmula.

COMPARTE