Según un estudio, para septiembre de 2020 se estimó que existen más de 101 millones de usuarios de “criptoactivos” en el mundo

La confianza es uno de los principales factores para que el bitcoin, así como las criptomonedas en general, sea utilizado como el dinero que empleamos cotidianamente, pues mientras se siguen discutiendo las ventajas y posibilidades que ofrecen este tipo de tecnologías, para algunas personas sólo es cuestión de tiempo para afianzarlo.

De acuerdo con el “Estudio comparativo global de criptomonedas”, realizado por la Universidad de Cambridge y Centro de Finanzas Alternativas, para septiembre de 2020 se estimó que existen más de 101 millones de usuarios de “criptoactivos” en el mundo, en comparación, un estudio previo de 2018 estimó un total de 35 millones de usuarios a nivel global, por lo que casi se triplicó esta cifra en dos años.

Al respecto, Carlos Roberto López Zambrano, doctorando en Desarrollo Regional en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), realizó una tesis de investigación para establecer que la confianza es el principal factor para la aceptación de esta criptomoneda.

Tomando como base las principales teorías económicas, partió de que la confianza en una moneda determina su aceptación dentro de la sociedad, por lo que levantó una encuesta de 198 cuestionarios a miembros de diferentes grupos en Facebook relacionados con las criptomonedas para demostrarlo.

Entre los resultados, destacó que la falta del uso de bitcoin como moneda de cambio influye en la aceptación generalizada y en su intención de hacerlo. De tal forma, el desconocimiento sobre este tipo de activos es el principal obstáculo para normalizar su uso en transacciones cotidianas.

En ese sentido, otro de los resultados que arrojó su encuesta es que el nivel educativo tiene una relación positiva respecto a la adopción del uso de criptodivisas, además de que los encuestados.

“La mayoría de los usuarios tienen un nivel educativo de licenciatura o de posgrado, no era la intención encontrar eso, pero es muy importante porque puede que se decidan hacer más estudios sobre esto, si tiene que ver el nivel educativo o la preparación de las personas para entender estos conceptos y el funcionamiento de las criptomonedas”, dijo.

Para ello, señaló que es importante atender a las ventajas que ofrece su uso, como la bancarización y adherirse a sistemas financieros, por lo que un dispositivo electrónico con acceso a Internet podría facilitar el acceso a este tipo de servicios sin dilaciones. De manera que es importante que se genere información didáctica para que posibles usuarios conozcan más sobre el uso de las criptomonedas.

“En general, las criptomonedas van a seguir adquiriendo importancia debido a la facilidad con la que se puede acceder a otros mercados, en el sentido de que uno puede ofertar o crear una nueva criptomoneda con el objetivo de capitalizarse y no necesariamente deben ser negocios grandes, incluso hay criptomonedas que han surgido meramente como ideas”, agregó.

Características específicas
Marco Antonio Córdova Gálvez, economista de la Universidad de Sonora, explicó que el bitcoin es un activo financiero virtual con características similares al dinero fiduciario, pues se puede invertir directamente en él. Sin embargo, no es dinero como tal, ya que primero debe cumplir con tres funciones.

“Debe tener características específicas, como unidad de cuenta; es decir, por ejemplo, los precios de las mercancías, están en pesos. También debe ser utilizado como medio de cambio, es decir, que si voy a la tienda por un refresco, lo pago en pesos. Asimismo, también debe tener depósito de valor, o sea, que yo tengo 100 pesos y ese dinero me va a servir comprar mercancías dentro de un año”, detalló.

En ese sentido, el bitcoin ha tenido un especial recibimiento como depósito de valor, pues en los últimos años se ha visto un fuerte interés por la inversión en criptomonedas. No obstante, éstas no han sido aceptadas como medio de cambio en su totalidad, por lo menos no como el dinero fiduciario.

Fuente: El Sol de Hermosillo.

COMPARTE