Cada día son más los cubrebocas hallados por quienes limpian de basura las playas de Quintana Roo, situación preocupante junto a los plásticos

 

A partir de que la organización ciudadana Snorkeling For Trash reanudó en septiembre las jornadas de limpieza de playas del estado de Quintana Roo, en el Caribe mexicano, se han encontrado con un nuevo tipo de basura: cubrebocas.

En cada una de las recolectas de basura que han realizado este mes en playas de Cancún y Solidaridad han recogido “decenas de cubrebocas o mascarillas desechables y reutilizables que tiran o pierden los bañistas y que terminan en el fondo del mar o en los arenales”, dijo a Efe, Daniel Rodríguez, uno de los fundadores de la organización.

Desde el 12 de agosto de 2019, los jóvenes integrantes de Snorkeling For Trash acuden cada fin de semana a limpiar arenales y una porción de fondo marino de playas de la zona hotelera de Cancún y Playa del Carmen.

Copas de plástico con el logotipo de los hoteles, vasos desechables, latas de cerveza, botellas de vidrio y de refresco, envolturas de comida chatarra, ropa interior y toallas sanitarias son los desechos más comunes, aunque el equipo también ha encontrado llantas, pruebas de sangre y hasta billetes.

“La playas de los hoteles están muy contaminadas y eso es increíble. Tú sabes la cantidad de dinero que generan los hoteles. No es complicado ni caro poner buzos a limpiar de vez en cuando o encargarte de que tu basura no llegue al mar”, se quejó Rodríguez.

Durante el periodo de emergencia sanitaria por coronavirus la organización interrumpió sus actividades ya que los gobiernos federal y estatal convocaron a un confinamiento voluntario y se cerraron temporalmente los accesos a las playas públicas como estrategia para frenar la transmisión de COVID-19.

El pasado 3 de septiembre Greenpeace publicó un estudio sobre la presencia de plásticos en ocho Áreas Naturales Protegidas (ANP) del país, siete de las cuales se encuentran en Quintana Roo.

En promedio se encontraron dos piezas por cada kilómetro cuadrado flotando en superficie y 3 mil 500 piezas por kilómetro cuadrado en el fondo del mar. Los mayores volúmenes de basura se encontraron en zonas de turismo masivo.

El equipo de investigación solo pudo identificar el origen del 3.5 por ciento de las piezas. Se determinó que estos residuos provienen o son de marcas de 12 países diferentes, la mayoría de Estados Unidos y México.

Con información de EFE

COMPARTE