En Sonora, que es una región donde escasean las lluvias y el recurso hídrico, ya no es posible que el consumo de agua potable para las necesidades básicas de la población sea de 350 a 600 litros por persona, cuando lo ideal serían 150 litros, dijo Jaime Almada Guirado.

Dijo que una gran cantidad de recurso hídrico se da en los domicilios, sin dejar de mencionar lo que se pierde en las redes de distribución, por el mal estado que guardan, debido a que los municipios han priorizado otro tipo de obras en lugar de rehabilitar la red de distribución de agua y el sistema de drenaje y el ahorro del líquido también tiene que darse en el sector agrícola, donde el desperdicio es mayor en los distritos de agua por gravedad.

Insistió en que la ciudadanía debe cambiar la mentalidad en cuanto al uso del agua, ya que no es posible que siendo Sonora un Estado semidesértico, donde escasea el líquido vital, las personas utilicen hasta 600 litros diarios para sus actividades cotidianas. Eso ya no puede seguir.

 

 

Fuente: DiariodelYaqui.

COMPARTE