El cuerpo del oso negro asesinado a balazos en la comunidad de Cumpas, Sonora, se encuentra desaparecido y es fundamental para realizar la necropsia, como parte de la investigación de las autoridades, informó Carolina Araiza.

En entrevista para Proyecto Puente, la directora de Protección y Bienestar Animal en Sonora indicó que la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) ya ha abierto una carpeta de investigación del caso, por lo que han iniciado recabando entrevistas e información sobre todos los hechos.

“Hasta el momento no se ha localizado el cuerpo del animal, que es fundamental para la necropsia (…) El llamado a pobladores es que no tomen la situación por sus propias manos porque pueden resultar heridos y también terminar en tragedia”, refirió.

De acuerdo con la también activista, aunque el avistamiento de estas especies es común, se desconoce la causa real por la cual el oso negro bajó a la región. “Estamos invadiendo sus espacios, es normal (que aparezcan)”, dijo.

La funcionaria estatal señaló que las personas responsables del asesinato del oso negro podrían enfrentar hasta 9 años de cárcel, ya que es un delito del fuero federal.

“Como la especie es peligro de extinción, tiene protección especial, tiene que protegerla la federación, y es un delito del fuero federal que puede alcanzar hasta los 9 años de prisión”, precisó.

Fuente: Proyecto Puente.

 

COMPARTE