A la Cámara de Diputados llegó una propuesta que busca acabar con esta actividad, lo que ha generado diversas posturas

A petición de grupos ambientalistas, a la Cámara de Diputados llegó una iniciativa que pretende eliminar la caza legal en México, lo que ha generado diversas posturas por el impacto que tendría esta propuesta.

En noviembre pasado, el diputado local de Morena en la Ciudad de México, Nazario Norberto Sánchez, presentó una iniciativa a la Cámara de Diputados para eliminar la caza de venados, aves, patos y conejos que fue solicitada por activistas a favor del medio ambiente.

La preocupación que hay entre los productores de Sonora es que, de concretarse esa propuesta, tendría repercusiones ambientales por el equilibrio y trabajo de conservación que hay en los ranchos cinegéticos, además de afectaciones económicas, porque el Estado dejaría de recibir alrededor de 120 millones de dólares por año que se generan por el pago de permisos de caza, renta de carros, hoteles, restaurantes y los pagos a personal de apoyo, entre otros.

También el aspecto social se vería perjudicado, debido a los empleos temporales que se generan cada temporada.

ES UNA ACTIVIDAD CRUEL: LEGISLADOR
La Cámara de Diputados recibió la iniciativa para reformar la Ley General de Vida Silvestre que busca eliminar la caza de venados, aves, patos y conejos, y en ese documento se incluyó un estudio realizado por ambientalistas de la Ciudad de México en el que señalan que esa actividad causa la mortandad de un 30% de la población animal.

El diputado de Morena Nazario Norberto Sánchez presentó hace unas semanas la propuesta para erradicar la caza deportiva en el País porque la considera una actividad cruel.

En esa iniciativa, admite el diputado, no se tomó en cuenta el trabajo que han realizado los rancheros para recuperar las poblaciones de venados y otros animales de los que pretenden prohibir su caza.

En entrevista para EL IMPARCIAL, Norberto Sánchez expuso que su iniciativa se basa en erradicar la violencia a los animales de caza deportiva, exclusivamente de todos los tipos de venados y aves, así como conejos y patos, pues señala que “es una actividad de diversión para personajes adinerados”.

“La verdad es que sufren los animales cuando hay caza deportiva, principalmente los venados, hay animalitos que les ponen trampas y sus pies (sic) los fracturan, se van arrastrando largos metros, tramos, todo tipo de animalitos, conejos, patos… lo que nosotros queremos es que no haya tanta crueldad contra los animales”, subrayó.

Es una actividad de diversión para personajes adinerados (…) la verdad es que sufren los animales cuando hay caza deportiva. lo que nosotros queremos es que no haya tanta crueldad contra los animales”.
Sonora, Sinaloa y otros estados del Norte del País, reconoció, cada temporada reciben un importante número de turistas para llevar a cabo esta actividad, lo que genera una derrama económica considerable, pero su objetivo es eliminar la crueldad animal.

“Obviamente que sí se hizo un estudio, que son varios cientos de millones de pesos, pero pues al final de cuentas a la Cámara de Diputados es a la que le va a corresponder si aprueban la iniciativa de su servidor o la rechazan”, puntualizó.

Cuestionado sobre el contenido de la iniciativa, el legislador decidió no abundar y aseguró que está en disposición de escuchar a los rancheros para ver que sí se puede proceder a la caza deportiva y de esa manera rectificar o retirar en definitiva la iniciativa que busca erradicarla.

Agregó que la iniciativa aún no pasa a comisiones debido a que al momento de la entrega los diputados federales atendían el análisis del paquete económico del Gobierno federal para 2022, pero en cuanto tomen su tema le informarán para darle seguimiento.

La derrama económica que genera esta actividad en Sonora y otros estados dijo que ya la conoce, pero se le quiere dar voz a los ambientalistas que lo buscaron para pedirle que presentara la iniciativa.

HAY BENEFICIOS EN LA CAZA: ESPECIALISTA
La caza de animales, si se realiza bajo un manejo de conservación, genera beneficios al hábitat, a las poblaciones; además, genera empleos y una derrama millonaria cada temporada en los ranchos cinegéticos y ciudades cercanas.

Esto lo explicó Carlos Alcalá Galván, doctor en Ecología y Manejo en Fauna Silvestre, al detallar que la cacería es un medio de aprovechamiento milenario y en la actualidad el modelo usado en México es similar al de Estados Unidos y Canadá, el cual ha probado un éxito en los programas de recuperación de poblaciones de especies que estaban en algún tipo de riesgo.

Las personas que son dueñas de los ranchos cinegéticos invierten recursos en obras de conservación del hábitat y recuperación de población, lo que hace que la actividad sea un método efectivo.

Consideró que hay personas que se declaran ambientalistas, pero que en realidad son fanáticos que no aplican el concepto real para la conservación del ambiente.

Como ecólogo y especialista en la fauna silvestre se declaró a favor de la caza deportiva porque es un medio de aprovechamiento del recurso natural, mientras se realice de manera adecuada para la conservación de las poblaciones y de los procesos ecológicos evolutivos.

Argumentó que la sobrepoblación de animales es un riesgo para la continuidad de las poblaciones y del hábitat, y el primer efecto inmediato es la sobrecarga de los terrenos y de los recursos forrajeros de los que se alimentan.

Cuando está por encima de la cantidad de carga del terreno, el hábitat refleja daños a la producción de alimentos, estamos hablando directamente de los consumidores primarios, los herbívoros; disminuye el aporte nutricional de los animales, disminuye la capacidad reproductiva, hay menos producción de crías y afecta la demografía, la sobrepoblación es algo que se busca que no ocurra”, subrayó.
Alcalá Galván destacó que la Universidad de Sonora trabaja en la formulación de los planes de manejo estatal de los venados Bura y Cola Blanca, así como de los jabalíes de collar y guajolote silvestre; también existe un plan para la recuperación y manejo del Borrego Cimarrón.

Hasta 1989 rigió la Ley General de Caza, la cual fue relevada en ese año porque estaba obsoleta y en ese mismo año entró en vigor la Ley General de Equilibrio Ecológico, la cual permitió otorgar facilidades para que las tierras obtengan un beneficio económico y desde entonces empiezan los cuidados y recuperación de especies.

En el mundo, reconoció el académico de la Unison, siempre ha habido controversia por el tema de la cacería, sin embargo, desde el punto de vista biológico representa un riesgo si se elimina esta práctica, porque se desincentiva a los rancheros que están invirtiendo dinero, esfuerzo, mano de obra e infraestructura para la conservación de las poblaciones.

Si hay una propuesta para eliminar la cacería debe ir acompañada de una propuesta para hacer un mecanismo que genere todos estos beneficios y proteja el ambiente, suelo, vegetación y fauna por encima de lo que representa la actividad cinegética y su impacto”, agregó.

NJUSTO QUE NOS TRATEN COMO CRIMINALES: AGADES
El presidente de la Asociación de Ganaderos Diversificados y Criadores del Estado de Sonora (Agades), Carlos Francisco Quiñones Maldonado, calificó de injusto que los traten “como criminales”, al expresar que lo único que han hecho en los últimos 32 años es cuidar y proteger a los animales.

Si se cortara de golpe porque un ambientalista dice (que hay que eliminar la cacería), se morirían muchos animales que no están acostumbrados. Estoy a favor del cuidado animal y protección 100%, pero no creo que sea el camino cancelando esto porque la gente no está enterada, estamos criando fauna propia para vender y a la vez mantener a los que quedan en el rancho, es algo muy importante que la gente debe de ver, que no se sacrifica por sacrificar”, declaró.
Desde 1989, los rancheros que diversificaron sus propiedades a cinegéticos han participado en labores de conservación de la fauna por el beneficio económico que les genera y por el amor a los animales.

Explicó que la exposición de fotografías a través de diferentes medios de comunicación y/o redes sociales ha provocado que muchas personas consideren la caza de animales como un crimen, pero detrás de la actividad hay un manejo de cuidado para su aprovechamiento que carece de difusión.

Sonora es líder nacional en el número de ranchos cinegéticos: Hay mil 943 Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA’s), donde sus dueños cumplen con los estándares establecidos por la ley y las autoridades.

“Nosotros como productores creo que hemos sido exitosos en aumentar la fauna y en lo que hemos sido muy malos es en informarle al público, el tener acercamiento de cómo lo estamos logrando, en ‘cacarear el huevo’, como se dice”, puntualizó.

Fuente: El Imparcial.

COMPARTE