DETIENEN A DEFRAUDADORES NÓMADAS DE AL MENOS 200 SONORENSES

La Fiscalía General de Justicia del Estado logró la detención de seis personas que pertenecen a una presunta banda de defraudadores nómadas que pretendían quedarse con el dinero de aproximadamente 200 sonorenses.

En una rueda de prensa, Claudia Indira Contreras Córdova, fiscal general del Estado, informó que los imputados fueron identificados.

Dos de los presuntos son originarios de Monterrey, Nuevo León, dijo, dos más de Cancún, Quinta Roo; uno del Estado de México y una mujer de Venezuela.

“La supuesta empresa de nombre comercial ESI Finanzas, operaba bajo la razón social JV Inversiones y Negocios, registrada en un Estado del Sureste del País.

“En octubre de 2019 arribó la red de imputados a Hermosillo, iniciando una campaña publicitaria en medios de comunicación electrónicos de la localidad y redes sociales para darse a conocer y atraer clientes”, destacó.

Contreras Córdova detalló que los presuntos ofertaba supuestos créditos o préstamos de dinero en efectivo, con mínimos requisitos, en cantidades que oscilaban entre los 3 mil hasta los 3 millones de pesos con pagos de cómodas mensualidades con baja tasa de interés, además de el estar en el buró de crédito no era un obstáculo.

Indicó que los tipos de créditos que la empresa “fantasma” ofrecía, según un tríptico que tenían, eran para adquisición de vehículos, pagos de deudas o compra de cartera, hipotecaria, para inyección a capital de trabajo, personal o libre inversión, según fuera el caso.

“Establecieron su centro de negocios en un área rentada tipo penthouse, donde establecieron sus oficinas para mostrar esa ‘legalidad’ y la adecuaron con recepción, cubículos, sala de juntas, entre otras cosas.

“Cada una de las personas imputadas se identificaban en tarjetas de presentación con nombres ficticios y todos tenían una función específica bajo un esquema de jerarquía con una estructura de mando”, Añadió.

La fiscal señaló que los clientes eran condicionados a pagar, mediante efectivo y tarjetas de crédito débito, una fianza que podía oscilar entre el 9% y el 12% de la cantidad solicitada, pero las personas nunca obtuvieron el crédito ni tampoco se remuneró el dinero que entregaron como fianza.

Los pagos de los perjudicados, comentó, se hicieron entre el 1 de noviembre de 2019 y el 20 de febrero de 2020.

“En total, hasta el momento en 27 carpetas de investigación, el menoscabo patrimonial asciende a 1 millón 417 mil 870.45 pesos; sin embargo, sabemos por la información que nos proporcionaron las víctimas, que fueron afectadas alrededor de 200 familias aquí en Hermosillo, Sonora”, informó.

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here