Aunque vinculado a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el capitán Martínez Crespo es señalado por delitos contra la salud

 

El capitán José Martínez Crespo, en retiro del Ejército mexicano, recibió el auto de formal prisión luego de entregarse por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con los padres y madres de los estudiantes, la noche del 26 de septiembre de 2014 el capitán Martínez Crespo estaba al frente de los operativos del Ejército que se realizaron en Iguala.

También aseguran que está vinculado a Guerreros Unidos, cártel al que se le atribuye la desaparición de los normalistas.

Sin embargo, el militar es señalado por delincuencia organizada en su modalidad de delitos contra la salud.

En la averiguación previa, iniciada por la entonces Procuraduría General de la República, consta que la noche del 26 de septiembre de 2014, Martínez Crespo tomó dos fotografías de estudiantes y de un profesor.

De acuerdo con el abogado Conrado López Hernández, el capitán acudió a una clínica en la que se resguardaron algunos normalistas.

“Les indicó a los jóvenes que se sentaran en la sala de espera de dicha clínica y dichos jóvenes no se aprecia que se encuentren violentados por el personal militar”, aclaró el abogado.

 

Con información de EFE y Milenio

COMPARTE