El presidente consideró que este tipo de acciones no pasan desapercibidas por los presidentes o gobernadores; orden de manipulación se dio ‘desde oficinas centrales’, dijo

Al asegurar que la orden para el operativo de marinos en el basurero de Cocula, Guerrero, fue una decisión de “nivel central”, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que “es muy difícil que no se entere el presidente” de una acción como ésta sobre el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En conferencia en Palacio Nacional, el mandatario consideró que es complicado que una acción como la revelada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), la cual ocurrió el 27 de octubre de 2014, no sea conocida por un presidente.

Está demostrado que los que participaron en lo del basurero, los marinos que están actuando y quienes dieron las órdenes estaban actuando desde oficinas centrales, desde aquí. Es muy difícil que no se entere el presidente, más cuando se trata de un asunto delicado.
“Sí creo que los presidentes están enterados, siempre lo he dicho, no es cierto eso de que el presidente o el gobernador no sabía, no, sí se sabe. No estoy culpando a nadie, porque también eso hay que tenerlo muy en cuenta, una cosa es ser culpable y otra responsable, se puede ser responsable, pero no culpable, y pueden ser las dos cosas”, comentó al ser cuestionado si era posible que Enrique Peña Nieto no supiera sobre lo que se llevó a cabo en el basurero del río Cocula por parte de los marinos.

Señaló que cuando surgió la frustrada detención del hijo de Joaquín Guzmán Loera, él no sabía que iban a hacer ese operativo pero se enteró cuando la situación se tornó «extremadamente difícil».

«Pero sí me entré cuando se necesitaba, entonces sí creo que los presidentes están enterados, siempre lo he dicho además (…) no estoy culpando a nadie porque también eso hay que tenerlo muy en cuenta. Una cosa es ser culpable y otra cosa es ser responsable, pero no culpable y pueden ser las dos cosas, responsable y culpable» comentó en la conferencia matutina.

López Obrador reiteró que los marinos y el almirante que presuntamente participaron en la manipulación de pruebas en el caso Ayotzinapa ya presentaron sus declaraciones por la presunta manipulación de evidencias en el basurero de Cocula donde, de acuerdo con la “Verdad Histórica” fueron incinerados los cuerpos de los normalistas.

Sobre el almirante que ya declaró, el titular del Ejecutivo federal informó que éste ya no está en funciones, sino en retiro.

Aclaró además que el ahora secretario de la Marina, Rafael Ojeda Durán, no tiene relación alguna en la indagatoria contra los mandos navales que presuntamente están involucrados en la manipulación de evidencias, ya que, afirmó, se desempeñaba como jefe de zona naval en Acapulco, Guerrero.

“Él no tiene ningún involucramiento (Ojeda Durán) en este asunto. Los malquerientes a nosotros quieren forzar, porque el almirante estaba como jefe de zona naval en Acapulco. Los adversarios quieren hacernos quedar mal e incluso si pudieran echarnos la culpa de la desaparición de los jóvenes lo harían, pero saben que son decisiones que se tomaron a nivel central”, sostuvo.

Reiteró el compromiso de gobierno por esclarecer este caso, por lo cual reiteró que las Fuerzas Armadas tienen la instrucción de brindar la información necesaria para conocer realmente qué sucedió con los 43 normalistas.

Si hubiese ganado otro candidato, pues eso no se hubiese conocido, es más, ya hubiesen cerrado el caso, esto es para hablar con claridad. Tenemos por convicción el compromiso de que se aclare el asunto”, aseguró López Obrador.
Así, al deslindar de toda responsabilidad al Ojeda Durán, quien en el 2014 fungía como comandante de la octava región naval en Acapulco, Guerrero, López Obrador dijo que será la Fiscalía Especializada del Caso Ayotzinapa la que decida si debe o no requerirse la declaración del ex presidente de la república, Enrique Peña Nieto así como de los ex secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, ante el ministerio público federal.

«Eso la fiscalía  lo va a decir, la fiscalía especializada, no la fiscalía general, acuérdense de que hay una fiscalía especial para este caso, que tiene nuestros apoyo y respaldo y la instrucción que tienen todos es contribuir con información, entregar toda la información», resaltó el presidente.

Finalmente, el presidente pidió tener confianza en la fiscalía especial y en su gobierno porque es su convicción personal esclarecer el caso, además de que el grupo de expertos internacionales continuará trabajando en el país doce meses más para saber  dónde están los jóvenes.

Fuente: Excelsior.

 

 

COMPARTE