El escritor y productor Simon Kinberg asumió la responsabilidad del fracaso en taquilla que tuvo X-Men: Dark Phoenix.

Al debutar en dicha ocasión como director, se dijo contento con el resultado, pues ‘pasó un tiempo increíble’ haciendo la película, no obstante, las críticas no le favorecieron y en su estreno solo recaudó 33 millones de dólares en Estados Unidos.

Cuestionado sobre si el cambio de lanzamiento o la estrategia de marketing abonaron al fracaso de Dark Phoenix, el escritor indicó que “no hay manera de saberlo”, y que lo que ahora importa es que si la película no funcionó solo a él se le puede ‘apuntar con el dedo’.

“Si la lección que aprendió (el público) es que (la película) tuvo una fecha incorrecta o no tuvo un buen marketing, eso no es una lección”, indicó.

 

Con información de KCRW

COMPARTE