Para Luis Antonio Ochoa Nava, la docen­cia, más que una pro­fesión, es un estilo de vida, y como maestro ha sabido adecuar el mundo que lo rodea con los requerimientos de sus alumnos.

Desde hace 20 años se dedi­ca a la docencia especial, carre­ra que despertó gran interés en él, ya que en su familia existían personas con discapacidades auditivas.

Al ver que uno de sus parien­tes se comunicaba a través de señas muy particulares, o de forma “llanera”, sintió que de­bía haber una manera conven­cional de expresarse y enseñar ese lenguaje, el cual es el de se­ñas mexicanas.

Así fue como ingresó a la Escuela Normal Estatal de Es­pecialización. Como parte de su formación, concibe que el aprendizaje debe ser útil para la vida de las personas con al­guna discapacidad

Lo que más le gusta de ser maestro es que nunca termina de aprender, añadió, aun con posgrados y cursos, ya que la nueva sociedad está en cons­tante movimiento.

Ochoa Nava fue uno de los 94 maestros reconocidos por una trayectoria de 20 años al frente en las aulas, quienes re­cibieron la medalla al mérito por parte de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) y el Ayuntamiento de Cajeme.

 

 

Fuente: DiariodelYaqui.

COMPARTE