Documentos obtenidos por NBC 7 muestran que el gobierno de Estados Unidos creó una base de datos secreta de activistas, periodistas y personas influyentes en los medios sociales vinculados a las caravanas migrantes, colocando alertas en sus pasaportes.

Cuando la caravana llegó al Puerto de Entrada de San Ysidro al sur del condado de San Diego, también llegaron periodistas, abogados y defensores de los migrantes quienes buscaban ser testigos del desarrollo de los hechos.

Sin embargo, en los meses siguientes, los periodistas que cubrieron el suceso, así como las personas que ofrecieron asistencia a los migrantes, dijeron sentirse blanco de inspecciones y escrutinios intensos por parte de las autoridades fronterizas.

Reporteros y abogados estadounidenses dijeron que sospechaban que el gobierno de Estados Unidos los estaba vigilando de cerca, pero no tenían pruebas de ello.

Sin embargo, los documentos filtrados muestran que sus temores no eran infundados. De hecho, el gobierno estadounidense creó una base de datos secreta con sus nombres, en la que agentes recopilaban información sobre ellos.

Para cada persona, los documentos muestran su foto e información personal como fecha de nacimiento, país de origen y su papel relacionado con la caravana de migrantes. Algunos perfiles incluyen sus cuentas de redes sociales.

 

 

 

 

Fuente: López Dóriga-Dígital.

COMPARTE