La Confederación de Trabajadores de México (CTM) celebró sus 83 años de existencia sin la tradicional presencia del presidente de la república, y las ausencias de la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu y de la titular de la secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde.

Sólo algunos gobernadores y contados legisladores priistas se dieron la vuelta por el Auditorio Nacional para sumarse a los festejos de la por décadas poderosa central obrera, actualmente caída en desgracia, de la mano de las derrotas electorales de su partido.

Y si bien no asistió el presidente Andrés Manuel López Obrador, el tabasqueño comisionó para asistir en su representación a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Sánchez Cordero destacó en su discurso las palabras de López Obrador, quien se ha pronunciado a favor de la libertad sindical. “Ya no va a haber dirigentes sindicales apoyados por el gobierno, no va a haber líderes del gobierno, se terminan los sindicatos de Estado, los sindicatos van a tener independencia y libertad”, expresó citando al tabasqueño.

 

 

 

 

Fuente: Proceso.

COMPARTE