Las unidades chatarras, el prolongado tiempo de espera y las tarifas fluctuantes son parte del calvario que diariamente viven los usuarios del transporte público en Sonora

Ciudad Obregón, Sonora.- El servicio de transporte público está en crisis, no hay otra forma de decirlo. Las unidades chatarras, el prolongado tiempo de espera y las tarifas fluctuantes son parte del calvario que diariamente viven los usuarios. A esta severa problemática, se le suma la exigencia de cientos de concesionarios por la falta de subsidios que debe pagar el Gobierno.

En Cajeme, Guaymas y Navojoa la situación es crítica; en el Mayo para las 54 colonias solamente operan 10 unidades lo que deja un gran rezago en el servicio; en el Puerto la ruta Guaymas Norte se ha visto constantemente en polémica por el cobro de 12 pesos cuando se debería de pagar únicamente 8 ó 9 pesos; y en Cajeme la disputa que mantienen concesionarios con los taxis ruleteros no ha hecho más que abonar al descontrol lejos de solucionar el problema de movilidad.

 

De tarifas y mal servicio

La constante disputa sobre el incremento en la tarifa siempre ha sido el tema de conversación. En la actualidad los concesionarios y prestadores del servicio aseguran que la inflación les obligaría a cobrar dos o tres pesos más, mientras que el ciudadano rechaza totalmente la medida pues no recibe un servicio que “valga la pena pagar”. Aun así las autoridades estatales han señalado que, al menos en este año en curso, no habrá un incremento oficial a la tarifa

Sin embargo, esto no ha impedido a ciertos camioneros cobrar más. En Cajeme donde la tarifa es de 8 pesos por viaje, los usuarios denuncian que en las rutas 1, 5, 8, 7 y 9 cobran 9 pesos o más. “Si les das una moneda de 10 pesos no te regresan el cambio, tienes que llevar exacto los 8 pesos para no tener que pagar extra, y si te quejas del por qué de la tarifa es ponerte a pelear con el chófer”, aceptó Armida Bustamante quien para llegar a su trabajo usar la ruta 1 y 8.

En el Puerto se encuentra el caso de la ruta Guaymas Norte la cual, justificando que es un “suburbano” es decir que sale a las afueras de la ciudad, cobra una tarifa de 12 pesos pese a la infinidad de reportes que los usuarios han hecho en la delegación del transporte. Ramón Barrera Estrada, usuario de la ruta, señaló para TRIBUNA que tiene varios meses denunciando los cobros “disfrazados” de 12 pesos y lamentó que las anomalías se continúen presentando, pese a que existen nuevas autoridades estatales.

Por su parte, Porfirio Beltrán, usuario de la ruta de San José dijo que los camiones que se usan “cada rato se quedan tirados porque son unidades muy viejas, además son inseguras para los ciudadanos”. Además citó: “en ocasiones no pasan en el horario establecido por las mañanas, provocando que trabajadores y estudiantes, lleguen tarde a las escuelas y lugares de trabajo, ya nos cansamos de llamar a transporte pero nunca resuelven nada”.

En la Perla del Mayo el quebranto financiero/problema laboral que la empresa Transportes Integrados de Navojoa (Tinsa) sostiene afecta a más de 12 mil usuarios al día debido a que se redujo su flotilla de camiones hasta en un 75 por ciento. Son 10 camiones únicamente los que prestan el servicio para 54 colonias.

Hasta ahorita no se ha visto una mejoría en la cantidad de camiones y por la falta de unidades para cubrir las rutas se metieron camiones obsoletos y no cumplen con el servicio completo», indicó Rubén Alberto Mexía López, líder del Sindicato de Operadores. Cabe decir que aunque el Gobierno del Estado pagó casi 12 millones de pesos para la liquidación de 80 chóferes en Navojoa aun los concesionarios siguen sin recibir su pago.
La problemática entre concesionarios y gobierno también está presente en Cajeme, Bernardo Beltrán, concesionario de transporte público, señaló que conocen las carencias, pero que ante la falta de apoyo por parte de las autoridades los transportistas brindan el servicio a cómo pueden. “Hemos buscado formas de mejorar el servicio por el propio bien de los usuarios, existía un acuerdo con el estado para que, del costo del pasaje, que realmente cuesta 12 pesos, el estado pagara la diferencia, acuerdo que no se ha cumplido, pero seguimos cobrando de 8 a 9 pesos”.

Sin soluciones

Si bien del Castillo Salazar habla de un fortalecimiento institucional del sistema de transporte público a seis meses del nuevo gobierno este proyecto avanza lento mientras el carente servicio empeora todos los días. Los ciudadanos tienen que recurrir a otras formas de traslado como los taxis ruleteros o las aplicaciones, lo que afecta en su bolsillo y seguridad.

Los concesionarios sostienen que el gobierno es quien debe de pagar ese subsidio y mientras no lo hagan ellos amenazan con irse a paro o no reparar los camiones, muchos de los cuales tienen la carrocería en pésimas condiciones. Sin un rumbo claro de cómo se solucionará la crisis al final el usuario siempre es el más afectado.

Exconsecionarios de Hermosillo se manifiestan

Ayer nuevamente exconcesionarios del transporte urbano en Hermosillo se manifestaron fuera de Palacio de Gobierno y fueron atendidos por el gobernador Alfonso Durazo Montaño. “Lo que plantea el conjunto de manifestantes tendría un costo superior a los 300 millones de pesos, pago por concesiones que en su momento las obtuvieron de manera directa o bien las compraron a un segundo o tercero que las consiguió mediante influencias y así hay concesionarios que tienen 20 ó 30 concesiones. Con ello el mandatario reconoció que tienen un problema grave de transporte en “prácticamente todas las ciudades”.

Fuente: Tribuna.

COMPARTE