El Vaticano distribuye la vacuna contra la influenza a quienes habitan en dormitorios sociales y pruebas de COVID-19 a aquellos que la necesitan para volver a su país

El Vaticano hace pruebas de coronavirus gratis y distribuye la vacuna contra la gripe a los pobres que habitan en los dormitorios sociales, o a aquellos que la necesitan para volver a su país, en los ambulatorios ya instalados bajo el columnata de la plaza de San Pedro.

Esta es una de las iniciativas anunciadas durante la presentación de Jornada Mundial de los Pobres que la Iglesia católica celebrará el 15 de noviembre.

En el ambulatorio de San Pedro, que existe desde hace varios años para atender a los pobres de la capital, se están realizando hasta 50 pruebas al día, además de proporcionar la vacuna contra la gripe, explicó en una rueda de prensa el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Rino Fisichella.

Asimismo, se destacó que se ha enviado “un primer bloque de 350 mil cubrebocas para al menos 15 mil estudiantes de diferentes grados escolares a los colegios de la periferia de la capital, lo que ayudará a aligerar los gastos a las familias más necesitadas” gracias a la donación de la aseguradora Unipolsai.

También se enviaron a las parroquias romanas 5 mil paquetes de alimentos para personas con dificultades.

Fisichela subrayó que, como destacó el papa en su mensaje para esta jornada, es necesario “ofrecer un signo concreto de asistencia y apoyo al número cada vez mayor de familias que se encuentran en una dificultad objetiva” sobre todo debido a la pandemia.

Por esa crisis sanitaria se han tenido que suspender algunos de los gestos que tenía el papa con los más pobres; en esta ocasión el almuerzo para mil 500 personas en el aula Pablo VI y el hospital de campo que se instalaba en la plaza para las visitas médicas.

 

Con información de EFE

COMPARTE