El fármaco previene la multiplicación del virus al atacar la enzima que este utiliza para hacer copias de sí mismo, y mantiene la carga viral a niveles bajos en el organismo, por lo que reduce la gravedad de la enfermedad

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, previó que hoy se apruebe la píldora contra el coronavirus de Merck, Molnupiravir.

En estos otros países han aprobado su uso. En Estados Unidos, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó en diciembre el uso de emergencia de esta pastilla, que reduce las hospitalizaciones y muertes por Covid en casi un 30%.

El tratamiento fue autorizado en adultos en riesgo que deberán comenzar el tratamiento de cápsulas durante los primeros cinco días en los que hayan presentado síntomas de leve a moderados. El fármaco previene la multiplicación del virus al atacar la enzima que este utiliza para hacer copias de sí mismo, y mantiene la carga viral a niveles bajos en el organismo, por lo que reduce la gravedad de la enfermedad.

En un comunicado, la agencia estadounidense indicó que la píldora se podrá administrar sólo a quienes no puedan acceder a otros tratamientos autorizados por las autoridades estadounidenses o que clínicamente se considere que es mejor que tomen el tratamiento. Esta píldora no está recomendada para pacientes menores de 18 años porque puede afectar el crecimiento óseo y cartilaginoso, detalló la FDA en su comunicado.

En EU,  la pastilla sólo podrá ser comprada con receta médica y los pacientes deben tomarla tan pronto como sepan que tienen la enfermedad.

Reino Unido fue el primero en aprobar el uso de este fármaco. Comercializado con el nombre de Lagevrio, molnupiravir fue autorizado por la Agencia de medicamentos del Reino Unido, MHRA, para su uso en personas con Covid leve a moderado y que tienen al menos un factor de riesgo de desarrollar una enfermedad grave (obesidad, más de 60 años, diabetes, enfermedades cardiacas).

Las autoridades sanitarias recomendaron que se tome «lo antes posible después de una prueba positiva», dijo el Ministerio de salud, porque así se reduce a la mitad el riesgo de hospitalización, según un ensayo clínico realizado por Merck, también llamado MSD fuera de los Estados Unidos.

Su aplicación puede ser doble: por un lado, para que las personas ya afectadas no padezcan síntomas graves, y también para que no desarrollen la enfermedad quienes han estado en contacto cercano. El gobierno británico anunció el 20 de octubre que ordenó 480 mil tratamientos de Molnupiravir.

El 24 de diciembre, Japón aprobó el uso de la pastilla. El ministro nipón de Sanidad, Shigeyuki Goto, indicó por su parte en una rueda de prensa que las pastillas empezarán a distribuirse inmediatamente para su uso en instalaciones médica de todo el país.

«Ya tenemos en Japón 200 mil dosis de las 1.6 millones acordadas» con MSD, señaló Goto en ese momento.

El 28 de diciembre, India avaló el tratamiento. Aprobó el uso de emergencia del medicamento antiviral Molnupiravir, que será fabricado por 13 compañías en India y que se usará en situaciones de emergencia para tratar a pacientes que ya contrajeron Covid-19 con alto riesgo.

El día 30 del mismo mes, Italia dio luz verde al tratamiento, que se preveía distribuir por la Estructura del Comisario de la Emergencia pandémica de las Regiones a partir del 4 de enero.

Para su prescripción está prevista la utilización de un registro de seguimiento que estará disponible en línea en el sitio web de la  Agencia Italiana del Fármaco (AIFA), se explicó en una nota.

El 2 de enero, Israel aprobó el tratamiento y también comenzó a administrar el fármaco Paxlovid, la píldora de Pfizer. Paxlovid fue autorizado para niños desde los 12 años en EU.  La píldora de Pfizer no se recomienda para pacientes con problemas graves de riñón o hígado. Tampoco sería la mejor opción para personas que toman medicamentos recetados.

Se espera que las píldoras sean efectivas contra ómicron porque no se dirigen a la proteína de pico donde residen la mayoría de las mutaciones preocupantes de la variante. Las dos píldoras actúan de diferentes formas para evitar que el virus se reproduzca.

De acuerdo con Médicos Sin Fronteras (MSF), el tratamiento completo a precio de mercado de la empresa Merck puede costar unos 700 dólares (14 mil 434 pesos), mientras que con genéricos alternativos el precio podría bajar a 20 dólares (412 pesos).

Se espera que las pastillas sean OTRA herramienta crucial para reducir las hospitalizaciones, en un momento en el que los casos se han disparado por ómicron.

Los expertos han advertido que este tratamiento NO es una solución milagrosa y que si bien complementa las vacunas, no las reemplaza.

Fuente: El Universal.

COMPARTE