El gerente de Aguas Superficiales de la Conagua señaló que las presas comenzarán a recuperarse a partir de mayo, en tanto inicie la temporada de lluvias.

esús Heriberto Montes, gerente de Aguas Superficiales e Ingeniería de Ríos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), sostuvo que la escasez de agua en la Zona Metropolitana de Monterrey, por el vaciado total de la presa La Boca, no es grave ni catastrófica, ya que ese embalse apenas aporta el seis por ciento del abasto total de agua en aquella región, mismo que ya fue compensado con pozos subterráneos.

“No estamos ante una situación catastrófica, ni tan grave en la Zona Metropolitana de Monterrey”, dijo en entrevista con MILENIO.

La ciudad de Monterrey y su zona conurbada se abastece de fuentes subterráneas y superficiales, principalmente de las presas el Cuchillo, Cerro Prieto y la Boca, las dos últimas se encuentran en los niveles más bajos, pero su capacidad de almacenamiento también es muy reducida, destacó.

La presa La Boca puede almacenar 40 millones de metros cúbicos de agua, en contraste, la presa el Cuchillo almacena mil millones de metros cúbicos. «Realmente en comparación es una porción muy pequeña”, apuntó.

“El Cuchillo es una presa muy grande, es la principal que abastece de agua superficial del orden de 30 por ciento; las otras dos son La Boca y Cerro Prieto, La Boca solo abastece el seis por ciento, aporta del orden de 1.7 metros cúbicos por segundo. Derivado de estos niveles bajos, en la presa se han implementado ciertas acciones por parte de la Conagua y gobierno de Nuevo León para compensar el volumen que se ha dejado de extraer”, añadió.

Heriberto Montes resaltó que la presa El Cuchillo, junto con las fuentes de agua subterránea siguen abasteciendo sin problema, mientras que la recuperación de las presas La Boca y Cerro Prieto se prevé hacia junio, con la próxima temporada de lluvias. “La presa La Boca, si sumamos aguas superficiales y subterráneas, da un seis por ciento, todo lo demás sigue abasteciendo sin problema. Para compensar se han implementado acciones con aguas subterráneas de forma inmediata. Se ha planteado que, temporalmente, algunos industriales cedan volúmenes para la población de forma temporal”, señaló.

En ese sentido, el funcionario de la Conagua dijo que, durante esta época de estiaje, el único lugar del país que enfrenta problemas de escasez de agua por el bajo nivel de presas es la Zona Metropolitana de Monterrey. «Fuera de esta zona, no hay problemas con abastecimiento de agua potable. Tenemos reducciones en ciertas zonas, pero tema complicado no hay», aseguró. Indicó que las lluvias del año pasado, lograron recuperar el almacenamiento en las presas del Cutzamala, que abastecen de una cuarta parte de agua al Valle de México.

En conjunto, las presas Villa Victoria, El Bosque y Valle de Bravo se encuentran al 55 por ciento de llenado, “pero es normal, ya que en esta época baja el almacenamiento, aquí las lluvias inician en abril”. Hacia el fin del estiaje El funcionario destacó que el territorio mexicano está cerca del fin de la época de estiaje, pues las primeras lluvias en el país se prevén desde mayo y, a nivel nacional, los embalses están cerca del 60 por ciento de llenado. “Ahorita podríamos decir que estamos cerca del fin de la época de estiaje.

Actualmente en las presas a nivel nacional, almacenamos del orden de 74 mil 300 millones de metros cúbicos, esto representa un 59 por ciento de llenado. En meses anteriores iniciaron los usos principales, como el riego, y por ello tuvieron algunos descensos de niveles en presas, pero es totalmente normal para esta época del año.

Se espera que inicie la recuperación a partir de mayo, con las primeras lluvias que se tienen, principalmente en el centro del país”, resaltó. Sequía se extiende en 68% del territorio El 68 por ciento del territorio nacional tiene alguna condición de sequía, el 38.5 por ciento corresponde al estatus de anormalmente seco, 20.8 por ciento presenta sequía moderada; en siete por ciento del territorio se tiene sequía severa, en 2.5 por ciento es extrema, y solo 0.07 por ciento es excepcional.

Por ello, Heriberto Montes indicó que 2022 está lejos de ser uno de los años con la sequía más intensa, como sí lo fueron 2011, 2006 y 2020. Comentó que las fuertes precipitaciones que se registraron en 2021 saturaron el suelo y llenaron las presas del país. “A nivel general, a esta misma fecha teníamos prácticamente el 84 por ciento del territorio con algún grado de sequía, mientras que en sequía excepcional teníamos el 0.5 por ciento».

Detalló que en sequía severa solo un siete por ciento del territorio se encuentra en esa condición, en contraste con 2021, cuando el 32 por ciento del país registró sequía severa. “Podríamos decir que estos grados de sequía, en esta época, van aumentando ligeramente, pero también por las bajas precipitaciones que ocurren. No estamos ante un situación crítica ni catastrófica, ha habido episodios mayores. T

an solo el año pasado era mayor que esta época». La sequía se concentra en el norte del país y afecta principalmente los estados de Coahuila, Chihuahua, Baja California, una pequeña porción del norte de Tamaulipas y Nuevo León.

Fuente: Milenio.

COMPARTE