La postal se repite en varios puntos de la CDMX: largas filas en locales de venta de oxígeno medicinal mientras cada día es más difícil conseguirlo

 

El aumento de casos de COVID-19 en México ha llevado a cientos de personas a hacer largas filas para poder proveerse de oxígeno, que no solo se ha vuelto escaso en la capital del país sino que también ha elevado sus precios debido a la demanda.

“Ha costado un poco más de trabajo y han subido los precios”, dijo a Efe, Elsa Imelda Venegas Peñaloza, quien tiene a un paciente en casa en recuperación.

 

Estas imágenes ocurren el día en que el Gobierno de la Ciudad de México prolongó al menos una semana la alerta roja por la saturación hospitalaria mayor a 85 por ciento, lo que implica el cierre de actividades no esenciales ante el máximo riesgo de contagio en el semáforo epidemiológico.

Elsa es una de las personas que han tenido que acudir a la alcaldía de Iztapalapa, en el oriente de la capital mexicana, para obtener el llenado gratuito de su tanque de oxígeno, pues los costos han aumentado.

“La última vez que lo llené fue de 180 pesos ahora me sale pasados 200 pesos.”

Todos los días, en este lugar, al menos unas 50 personas hacen filas de hasta seis horas para rellenar los cilindros de oxígeno.

“Somos muchos infectados, hay muchos que necesitan el oxígeno además de los que ya lo necesitaban”, dice Elsa.

La situación, reconocen quienes esperan en esta fila, se ha tornado angustiante en las últimas semanas, donde los casos en México se han incrementado exponencialmente hasta sumar ya 1 millón 493 mil 569 casos confirmados y 131 mil 31 decesos.

Con información de EFE

COMPARTE