Entre las versiones que hay sobre el hecho está el estallido de un viejo proyectil mortero en la zona.

Al menos unos nueve menores de edad murieron al explotar un puesto de venta de palomitas en la provincia de Nangahar, en el este de Afganistán, informaron hoy las autoridades designadas por los talibanes, quienes además informaron que hay otros cuatro que se encuentran heridos tras el violento incidente.

Aunque hasta el momento no hay mayores detalles disponibles, entre las versiones que hay sobre el hecho son que una bombona de gas explotó, mientras que también dicen que fue la detonación de un viejo proyectil de mortero ofrecido como pago.

Un portavoz del ministerio del Interior en Kabul, Aqil Jan Ezzam, dijo que el número de muertos era de nueve, quienes conformaban un grupo de estudiantes. Qari Noor Mohammad Hanif, un funcionario talibán en la provincia, dijo que el vendedor de palomitas también había muerto y que al menos cuatro personas habían sido trasladadas al hospital.

La provincia es la base del grupo extremista Estado Islámico, rivales de los talibanes, y que ha llevado a cabo varios ataques contra los nuevos gobernantes de Afganistán desde que tomaron el país a mediados de agosto.  Sin embargo, el Estado Islámico opera en Afganistán desde 2014, llevando a cabo docenas de ataques horribles y, en la mayoría de los casos, dirigidos contra la minoría musulmana chií del país.

Afganistán se encuentra entre los países con más minas terrestres y otras municiones sin explotar de las décadas de guerra y conflicto del país. Cuando la munición detona, las víctimas suelen ser niños.

Fuente: Milenio.

COMPARTE