Las familias temen que el capitán José Martínez tenga un “convenio” con el Ejército para librar la cárcel, por lo que exigen que se le dicte formal prisión

 

Los padres y madres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa exigieron este lunes al Ejército que no encubra al capitán José Martínez Crespo, quien se entregó el jueves pasado convirtiéndose en el primer militar arrestado por la desaparición de los jóvenes en 2014.

“Exigimos a la Secretaría de la Defensa Nacional respetar la palabra del presidente de la República (Andrés Manuel López Obrador) de no encubrir a nadie ni obstaculizar las investigaciones”, expresó Hilda Legideño, una de las madres, en una conferencia virtual de los familiares.

Legideño subrayó que Crespo y otros elementos del 27 batallón de infantería de Iguala (Guerrero), donde fueron atacados los jóvenes, “están implicados en la desaparición de nuestros hijos”, algo que el entonces Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) siempre negó.

El pasado 26 de septiembre, al cumplirse seis años de la tragedia, el presidente López Obrador anunció órdenes de captura contra militares por la desaparición y el pasado jueves el capitán Crespo se entregó en el campo militar 1-A de la Ciudad de México.

Las familias temen que haya cerrado un “convenio” con el Ejército para salvarse de la cárcel, por lo que exigen que se le dicte “un acto de formal prisión”.

Legideño dijo que “la responsabilidad” de Crespo es “clara”, puesto que estaba “al frente de los operativos” del Ejército que estuvieron en el lugar de los hechos cuando los jóvenes fueron agredidos.

Según la polémica versión del Gobierno de Peña Nieto, los 43 estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa fueron detenidos por policías corruptos en Iguala y entregados al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el vertedero de basura de Cocula y tiró los restos en un río.

En 2018, el Gobierno de López Obrador reinició la investigación contra los responsables de la desaparición y contra las autoridades de la anterior Administración por crear un falso relato de los hechos mediante torturas a los presuntos implicados.

 

Con información de EFE

COMPARTE