El colapso de la mina de Múzquiz, en Coahuila, sobre la que pesaban quejas por malas condiciones laborales, se suma al trágico historial de la región minera

 

El hallazgo del cuerpo sin vida de uno de los al menos siete trabajadores atrapados en una mina de Coahuila enturbió este sábado las labores de rescate contra reloj de las autoridades, a la vez que trascendió que sobre la mina pesaba una denuncia por “terribles condiciones” de trabajo.

Ya pasaron más de 24 horas desde que una inundación colapsó el viernes al mediodía el techo y las paredes de la mina de arrastre de carbón de la empresa Micaran en el municipio de Múzquiz.

Al lugar se trasladaron elementos del Ejército y de Protección Civil para drenar el agua de la mina y rescatar a los trabajadores, mientras familiares de las víctimas pasaron la noche en las inmediaciones rezando para pedir un pronto rescate.

Sin embargo, las noticias son por ahora poco alentadoras, pues cerca de las 09:30 h de este sábado fue hallado muerto el minero Mauricio Cortez, el primero de los siete trabajadores localizado en la mina desde el inicio del rescate.

Tanto el Gobierno de México como el de Coahuila expresaron de forma conjunta su “pésame a la familia del fallecido”.

Además, a través de un comunicado el Ejecutivo federal aseguró que las labores de rescate prosiguen “de manera interrumpida para encontrar a los mineros restantes”.

En el rescate contra reloj participa el Ejército, la Guardia Nacional, mineros de la región y personal de Protección Civil tanto de Coahuila como del vecino estado de Nuevo León.

La hipótesis manejada por las autoridades es que una inundación por el derrame de una presa de agua provocó la ruptura del techo y paredes de la mina, provocando el colapso del lugar, donde quedaron atrapados los mineros.

 

Con información de EFE

COMPARTE