El grupo que mantiene control de la planta reconoció un muerto de su lado, el cual fue identificado como hijo del socio Ceferino Cruz Marines; en el Semefo permanecen los otros siete cuerpos.

Hasta el momento, sólo una persona de las ocho que murieron en el enfrentamiento en la cementera Cruz Azul en la localidad de Jasso, en Tula, Hidalgo, ha sido identificada.

A un día de los hechos y de acuerdo con información de fuentes judiciales, los otros siete cuerpos permanecen en el Servicio Médico Forense (Semefo) en espera de ser identificados.

Te recomendamos: Cooperativa Cruz Azul ¿Por qué hay conflicto en la planta de Tula?

Además, las diez personas detenidas permanecen en espera de la definición de su situación legal, la cual debe resolverse en un lapso no mayor a 48 horas, desde que se dio su puesta a disposición.

Esto, tras el ataque que un grupo de sujetos perpetró en contra de las instalaciones de la cementera Cruz Azul, en la ciudad Cooperativa, del municipio de Tula, presuntamente en intención de desalojar al personal que desde hace dos años ostenta el control del complejo.

En el incidente se reportaron detonaciones de arma de fuego, así como la quema de vehículos que se encontraban en el estacionamiento.

Por parte del grupo que mantiene el control de la planta y que lideran Federico Sarabia Pozo, presidente del Consejo de Administración, y Alberto López Morales, responsable del Consejo de Vigilancia, reconocieron a una persona fallecida.

Este fue identificado por sus iniciales como M.C.M., hijo del socio Ceferino Cruz Marines, el cual fue herido de gravedad por un disparo a quemarropa y murió momentos después de camino al hospital, según informaron en un comunicado.

Fuente: Excelsior.

COMPARTE