Por primera vez en 18 años, el Festival Internacional del Globo (FIG) se realizó sin acceso al público debido a la pandemia del COVID-19

 

El Festival Internacional del Globo (FIG) inició actividades en la ciudad de León, Guanajuato, que por primera vez en 18 años, es realizado sin acceso al público debido a la pandemia del COVID-19.

Los organizadores del evento que año con año congrega a más de medio millón de visitantes en León para observar un centenar de globos aerostáticos, optaron por no cancelarlo, sino realizarlo a menor escala, a puerta cerrada y que sea transmitido a través de redes sociales.

“Tuvimos que aprender a hacer como un evento alterno al evento presencial, no perder la magia, la esencia del espectáculo, pero sí dar la alternativa de que por medio de las redes podamos llegar a muchísimas partes del mundo”, explicó la directora del FIG, Escandra Salim Alle.

En estas fechas, solían abarrotarse las calles de León, Guanajuato. Sin embargo, este año las vialidades de esta ciudad de 1.6 millones de habitantes lucen con tráfico normal.

La pandemia del COVID-19 provocó que pocas personas quieran salir a comprar, y los que eran espectadores asiduos al Festival se queden en casa para presenciar el evento.

Incluso autoridades y organizadores cambiaron la sede tradicional del festival, que era el Parque Metropolitano, y decidieron llevarlo a cabo en un club de golf, el cual brinda más facilidades para controlar el acceso y evitar así aglomeraciones de transeúntes curiosos.

En esta ocasión, son 100 los globos aerostáticos los que participan en el festival, piloteados por profesionales de Rusia, Canadá, Estados Unidos, Lituania, Francia, Brasil, España y México.

Desde temprano enormes globos inflados con aire caliente comenzaron su ascenso para deleitar a organizadores, miembros de la prensa y personal de ayuda de los pilotos, los únicos que tienen autorizado ingresar al lugar.

Fue así que figuras como Bob Esponja o La Gallina Pintadita aparecieron durante algunos minutos sobre el cielo de León.

Serán cuatro días los que dure este evento, cuyos organizadores decidieron mantenerlo, aunque sea de forma virtual, para tratar de incidir de manera positiva en el ánimo de las personas.

“Hay que cuidar la permanencia de los eventos, hay que cuidar el que el estado de ánimo cambie, no permitir depresión, no permitirnos estar quietos”, dijo Escandra Salim.

Con información de EFE

COMPARTE