Fernanda Esqueda estudia un doctorado en la Universidad de Groningen en Países Bajos sobre el espectro autista y los desafíos de la educación

Los desafíos a los que se enfrentan los docentes son innumerables, sin embargo, la vocación ha llevado a cada maestro a poder perfeccionar sus estrategias frente al aula para poder garantizar cada vez más un mejor aprendizaje.

En este sentido, Fernanda Esqueda Villegas, representa muy bien la gran labor que realizan las y los profesionistas para poder abarcar más campos que incidan favorablemente en la población estudiantil.

La joven originaria de Hermosillo, es estudiante del doctorado por la Universidad de Groningen en Países Bajos y actualmente se encuentra trabajando en un proyecto que forma parte de su posgrado en el que se enfocan en la educación inclusiva de personas con una condición de Espectro Autista.

Fernanda Esqueda trabaja junto a la doctora Steffie van der Steen, quien es líder del proyecto y supervisora, con la cual han logrado llevar a cabo un estudio en línea para conocer qué es lo que necesitan los jóvenes con autismo durante la secundaria, respecto a la interacción con sus maestros y maestras.

“El proyecto que diseñé junto con mi supervisora trata sobre la interacción que tienen las personas con autismo con los profesores en la etapa de la secundaria, actualmente tenemos dos proyectos; el primero se trata de los maestros y otro que se trata sobre las necesidades de los estudiantes”, destacó.

Fernanda explicó que en el primer proyecto se trata de las necesidades de los maestros para poder educar a personas con autismo, ya sean materiales didácticos, instalaciones, apoyo en cuanto a la supervisión que les brindan los supervisores y otros especialistas para saber cómo tratar a niños con este padecimiento.

De igual manera, el segundo proyecto relacionado se trata sobre las necesidades de los estudiantes ya que, a decir de Fernanda Esqueda, en toda interacción no sólo importa el lado del maestro sino también la experimentación del estudiante.

“Muchas veces ellos tienen necesidades educativas que no son identificadas en primera instancia, entonces es importante que prestemos atención a ello para saber si necesitan, quizás, un aula que esté un poco más libre de ruidos o materiales didácticos o métodos de enseñanzas diferentes que les permitan a ellos sentirse realmente incluidos en el aula”, manifestó.

La estudiante en Países Bajos sostuvo que no se trata únicamente de tener a los estudiantes con autismo en un aula regular, sino que el profesor al igual que las instalaciones y el ambiente escolar les pueda beneficiar.

Importante aportación sobre el espectro autista
Fernanda Esqueda Villegas señaló que en México existe muy poca la investigación realizada sobre autismo, lo que refleja una vereda que necesita ser más investigada para llevarse a la práctica y con ello obtener mejores resultados en la enseñanza.

“Hay un estudio en 2016 que es sobre la prevalencia, pero de ahí en fuera no encuentra uno mucho literatura, pero es importante conocer el punto de vista de los estudiantes y en general a nivel internacional encuentra uno más estudios enfocados en los docentes pero dejan de lado la perspectiva de la persona con autismo”, indicó.

Por ello, Esqueda Villegas consideró que es de suma importancia dar visibilidad a las y los estudiantes con autismo para saber cuáles son sus necesidades y cómo se puede mejorar las experiencias educativas.

“Creo que lo interesante y bonito de este proyecto es que queremos darle voz a esas personas, que ellos nos cuenten, que reflexionen sobre su tiempo en la secundaria y nos digan qué es lo que necesitaron, qué les hizo falta”, agregó.

Dijo que en las revisiones realizadas en diversos artículos se han encontrado mucho el factor del bullying, el cual también ha sido una constante en los resultados obtenidos durante su investigación con los y las participantes.

“Es muy importante para ellos que los maestros tomen acciones contra el bullying y creo que mientras más personas puedan aportarnos su experiencia, podríamos identificar más cosas que les hicieron falta y cómo ayudarlos en el futuro”, puntualizó.

La investigación de Fernanda Esqueda Villegas aún se encuentra en desarrollo y no será sino hasta en dos años más que pueda contar al cien por ciento los resultados así como los métodos de enseñanza en Sonora y en México.

Fuente: El Sol de Hermosillo.

COMPARTE