LA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN INFLUYEN EN EL CONTROL DEL ASMA

La investigación destaca que ambos trastornos deben ser tomadas en cuenta en los pacientes asmáticos. 

 

La ansiedad y la depresión son trastornos frecuentes en pacientes con asma.  Por ello, se asocian a una mayor frecuencia de exacerbaciones de la patología, una mayor utilización de los recursos sanitarios (como consultas extras o atenciones en urgencias) y a un mal control de la enfermedad.

Un reciente trabajo multicéntrico -en el que participaron 180 neumólogos y alergólogos españoles bajo la coordinación de médicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)- se propuso averiguar la asociación del diagnostico de asma con síntomas de depresión o ansiedad y con su grado de control.

“Estas asociaciones se realizaron al inicio del diagnostico y a los seis meses, tras un tratamiento solo para el asma y realizado por un especialista”, explica Joaquín Sastre, primer firmante del estudio y profesor de la facultad de medicina de la UAM.

“Para ello -agrega- incluimos a 3 mil 182 pacientes asmáticos que fueron evaluados por primera vez por los especialistas en neumología o alergología. Lo primero que se realizo fue confirmar el diagnostico de asma y medir con diversos cuestionarios estandarizados su nivel de control, así como su nivel de ansiedad y depresión. Posteriormente el especialista decidió el tratamiento y los pacientes fueron evaluados a los tres y seis meses tras la primera consulta”.

 

Fuente: El Universal.

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here