Nueva York (CNN Business) — Burger King busca suspender sus operaciones en Rusia, pero está resultando difícil. Un socio comercial que controla 800 restaurantes se ha «negado» a cerrarlos, dijo la compañía.

La cadena de hamburguesas, propiedad de Restaurant Brands International, tiene una sociedad conjunta con el empresario Alexander Kolobov en Rusia. RBI controla solo el 15% de su negocio de Burger King en Rusia, y Kolobov es responsable de las «operaciones diarias y la supervisión» de sus locales en el país.

Eso significa que Burger King no puede chasquear los dedos y cerrar el negocio.

«Hemos iniciado el proceso para deshacernos [de] nuestra participación en el negocio», dijo David Shear, presidente de las operaciones internacionales de RBI, en una carta abierta. «Aunque nos gustaría hacerlo inmediatamente, está claro que nos llevará algún tiempo hacerlo en base a los términos de nuestro acuerdo de empresa conjunta existente».

McDonald’s, en cambio, posee más del 80% de sus restaurantes en Rusia. Esto facilitó la salida del país.
Shear dijo que RBI ha «exigido» que la empresa conjunta cierre inmediatamente los Burger Kings, pero Kolobov «se ha negado a hacerlo».

Burger King entró en Rusia hace una década, operando la empresa conjunta con Kolobov, Investment Capital Ukraine y VTB Capital, un banco ruso que ha sido objeto de sanciones.

«No hay cláusulas legales que nos permitan cambiar unilateralmente el contrato o que permitan a cualquiera de los socios simplemente abandonar o anular todo el acuerdo», dijo Shear. «Ningún inversor serio de ningún sector del mundo aceptaría una relación comercial a largo plazo con cláusulas de rescisión endebles».

La semana pasada, Burger King retiró el apoyo corporativo a sus negocios en Rusia, incluyendo la suspensión de operaciones, marketing y asistencia a la cadena de suministro.

Este asunto pone de manifiesto los problemas a los que se enfrentan algunas empresas y bancos occidentales para retirarse de Rusia, complicados por las empresas conjuntas o asociaciones sobre las que no tienen un control total. Por ejemplo, un franquiciado de Papa Johns (PZZA) en Rusia se negó a cerrar unos 200 locales, incluso después de que la cadena de pizzerías suspendiera su apoyo corporativo.

Fuente: CNN.

COMPARTE