LE ENTREGÓ SU CELULAR PARA QUE LO REPARARA Y DIVULGA FOTOS ÍNTIMAS

Más de un año “atorada” tiene la demanda por violencia sexual y de género de María N., con el número de carpeta 1894, en la Fiscalía General de Justicia del Estado.Por: Fabiola Navarro.

A la trabajadora del Instituto Mexicano del Seguro Social en Ciudad Obregón, un compañero de trabajo le divulgó sin su consentimiento en redes sociales imágenes íntimas.

El sujeto se desempeñaba además de empleado del IMSS, como técnico en reparación de teléfonos celulares. “Yo confié en él y le di dos celulares, no sé cómo dio con unas fotos mías que según yo borré y luego en grupos de trabajo las compartió. No soy la única a la que le ha hecho esto el tipo, que ya se jubiló por cierto”.

“Pero los Ministerios Públicos no han sido profesionales, uno de ellos me empezó a cuestionar por qué tenía esas imágenes en mi celular y luego las proyectó según él como parte de la investigación, lo cual me hizo sentir muy mal, él las estaba viendo también delante de mí”, narró indignada.

En ese sentido, María asegura fue re victimizada, debido a que los profesionales en atender este tipo de casos, no han sabido cómo abordarlo y, además, ejercieron violencia de género en su contra.

“Yo hago un llamado a la Fiscal General de Justicia, Claudia Indira Contreras Córdova, para que ordene atender mi caso, que los Ministerios Públicos y los licenciados estén verdaderamente capacitados para atender este tipo de casos, muy en ello crean leyes de protección a la mujer y no las aplican, parece que ni las conocen, los primeros en ejercer violencia son ellos”, reclamó.

Recientemente, Sonora aprobó por ley sancionar a quienes, sin consentimiento de las víctimas, divulguen imágenes de contenido sexual.

la Ley Olimpia contempla como delito en el artículo 168 Bis, compartir el “pack” de una persona sin su autorización, con una penalización de uno hasta cinco años en prisión y una multa de hasta 24 mil pesos.

Artículo 167 Bis: A quien reciba u obtenga de una persona, imágenes, textos o grabaciones de voz o audiovisuales de contenido erótico, sexual o pornográfico y las revele o difunda sin su consentimiento y en perjuicio de su intimidad, a través de mensajes por teléfono, publicaciones en redes sociales, correo electrónico o cualquier otro medio, se le impondrá de uno a cinco años de prisión y de 150 a 300 Unidades de Medida y Actualización (UMA’s).

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here