Una leona blanca mordió el brazo de un hombre que intentaba acariciarla, en una reserva de Sudáfrica.

Pieter Nortje y su esposa Ilze acudieron al sitio para celebrar su primera década de casados.

Al llegar al área de felinos, el hombre de 55 años cruzó su brazo por la reja de seguridad para acariciar a un león, arribando en el acto una leona, a quien intentó hacer lo propio diciéndole “ven aquí, amor, deja que papi te acaricie”.

En un inesperado acto, el animal se abalanzó sobre su brazo y lo mordió durante cinco segundos. Por fortuna, Nortje logró zafarse, solicitando su esposa auxilio inmediato.

El hombre fue trasladado al Hospital Pelonomi donde le diagnosticaron shock séptico, una afección potencialmente mortal a causa de una infección grave.

Ante el incidente, un portavoz de la reserva Tikwe River Lodge aseguró que durante los seis años de acceso al área de leones no había ocurrido percance alguno, y que como fue Pieter quien ignoró los letreros de advertencia, ellos no pueden asumir responsabilidad alguna en caso de que le mutilen el brazo.

 

 

 

Fuente: López Dóriga-Dígital.

COMPARTE