Al encabezar la ceremonia por el 160 aniversario de la Batalla de Puebla, López Obrador también resaltó el papel de EU al no reconocer al emperador Maximiliano.

En el marco de la conmemoración por el 160 aniversario de la Batalla de Puebla, el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó el legado de Benito Juárez y su lucha estratégica para defender la soberanía de la República en 1862 y luchar contra los conservadores en el país.

Recordó que la gloriosa resistencia en Puebla el 5 de mayo mostró la inteligencia del presidente Juárez al ganar tiempo, preparar la retirada hacia el norte para mantener en alto la dignidad del país, no sin antes dejar organizada la defensa en todo el país contra los franceses.

Te recomendamos: ¿Qué se celebra el 5 de mayo y por qué es tan popular en Estados Unidos?

“Lo cierto es que Juárez fue el mejor presidente de México, era perseverante, siempre mantuvo una inquebrantable fe en la causa que defendía, fue honesto, austero, sobrio. Demostró con hechos ser un hombre de principios y, sobre todo, un patriota”, subrayó.
Este capítulo, agregó, fue determinante para la restauración de la república y la consumación de la llamada segunda independencia de México.

El mandatario federal también resaltó el papel del gobierno de Estados Unidos que, aunque atravesaba por una guerra civil, nunca aceptó la invasión de los franceses ni reconoció al emperador Maximiliano.

“Hay pruebas suficientes de que el presidente Lincoln simpatizaba con el presidente Juárez, como el hecho de que el Benemérito vivió por más de dos años en el entonces llamado Paso del Norte, hoy Ciudad Juárez y en el estado fronterizo de Chihuahua. Además, el secretario de Estado de los Estados Unidos advirtió a diplomáticos extranjeros que la instauración de una monarquía en México podría tener consecuencias molestas y acarrearía tarde o temprano serios conflictos entre las potencias que participasen en ello y los Estados Unidos”.
En la ceremonia oficial, el presidente López Obrador estuvo acompañado por el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, y por los distintos integrantes del gabinete federal.

Ahí mismo, el jefe del Ejecutivo colocó una ofrenda floral en el monumento a Ignacio Zaragoza, comandante de las tropas del Ejército de Oriente y pasó revista a los jóvenes cadetes generación 2003 y remisos del Servicio Militar Nacional.

Más tarde, el presidente López Obrador parte a Centroamérica donde llevará a cabo una visita de trabajo por Guatemala, El Salvador, Honduras, Belice y Cuba.

Fuente: Excelsior.

COMPARTE