Para prevenir enfermedades y dar atención a los reportes de usuarios, se dio mantenimiento a cuatro pozos de la calle Heberto Castillo en la colonia Cuauhtémoc, de donde se retiró basura y otros residuos sólidos, además que se succionó el agua negra que brotó a la superficie.

Durante los trabajos fueron detectados pozos que les robaron las alcantarillas y se arrojó basura en el interior, lo cual no sólo ocasiona daño severo a la infraestructura hidrosanitaria, sino que, además, ocasiona brotes de aguas residuales y pone en riesgo la salud de la población.

Ante ello, se hace un llamado a la ciudadanía a no arrojar basura en las calles ni al drenaje sanitario, además de reportar los robos de alcantarilla al 073 para que se le pueda dar la debida atención.
COMPARTE