La última masacre registrada en Texas, EEUU, donde murieron 19 niños y dos adultos, es una tragedia más que se suma a esas escenas de terror que nos deja sin palabras, así lo señaló Bruno Ríos.

El escritor y académico en Texas, indicó hace esta masacre es la misma narrativa donde se culpan a muchas cosas, a los políticos, a los videojuegos, a los valores, a la música o a las tecnologías.

“El acceso a las armas de fuego hace la diferencia para que en EEUU existan masacres, en Texas las armas se compran de manera libre y con pocas restricciones, hay una sociedad que le apuesta al derecho de tener y portar armas sin control y aquí las consecuencias”.

“Hay que dejar de pensar que las masacres o tiroteos es por cuestión de salud mental; el problema es político”.

Fuente: Proyecto Puente.

COMPARTE