Las vacunas contra el COVID-19 que ya circulan en México son un privilegio que, por ahora, los doctores de clínicas privadas no pueden tener

 

Las vacunas contra el COVID-19 que ya circulan en México son un privilegio que, por ahora, los doctores de clínicas privadas no pueden tener y ello genera enorme preocupación en el gremio tras casos de contagios y pérdidas de familiares en los últimos meses.

“Nos estamos jugando la vida pudiendo estar protegidos”, dijo este martes a Efe el doctor Leobardo Castro, quien dirige una clínica privada en el central Estado de México.

“Es muy triste ver que hay jubilados, personas de la tercera edad, maestros, profesionales que no están en primera línea de atención y ya están vacunados contra la covid-19 y uno, que trabaja a nivel privado y está en riesgo, no lo estamos”, criticó.

Leobardo es sólo uno de los tantos profesionales que trabajan en hospitales que no están considerados COVID-19, pero a diario atienden a pacientes sospechosos.

En junio, Castro se infectó con el coronavirus SARS-CoV-2, al igual que su esposa y uno de sus hijos.

“A mi esposa empezamos a darle tratamiento, pero se puso muy grave. Cuando la llevamos a clínica ya no saturaba (oxígeno) y me la llevé a un hospital en Ixtapaluca. Para la madrugada, ya había fallecido”, compartió el galeno.

El 24 de diciembre de 2020 México puso en marcha su plan de vacunación, el cual fue destinado exclusivamente a personal en primera línea de atención de hospitales públicos.

En los primeros días de enero, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que el personal de salud de hospitales privados también sería vacunado.

Mientras los médicos que trabajan en consulta privada siguen a la espera de la vacuna, este lunes el país comenzó la inmunización de los adultos mayores luego de que el domingo llegara un cargamento de 870 mil vacunas del laboratorio AstraZeneca desde India.

 

Con información de EFE

COMPARTE