Al mexicano Ubaldo Clemente el gobierno de EE.UU. lo veta por error con un homónimo; pide visa humanitaria para sepultar a su esposa

 

Tras 20 meses de lucha, el mexicano Ubaldo Clemente pensó que las autoridades de migración corregirían la injusticia que se cometió en su caso y le permitirían reunirse con su familia en California, pero la pandemia del COVID-19 truncó su sueño y ahora lo único que espera es conseguir un permiso humanitario para ingresar a Estados Unidos y poder sepultar a su esposa.

“Lo único que quiero es despedirla, decirle adiós. No es mucho lo que espero de las autoridades de inmigración después que me separaron de mi familia por un error de ellos”, dijo entre lágrimas Clemente en una llamada telefónica con Efe desde Tijuana.

Gladys Clemente, esposa de Ubaldo, murió el jueves pasado en su vivienda en Los Ángeles tras contagiarse del coronavirus.

Los resultados de la prueba del COVID-19 que se había hecho la migrante de origen salvadoreño aún no llegaban, y la familia pensaba que era una gripe. La mañana del jueves su hija la encontró sin vida en su cuarto.

“Si yo hubiera estado allá, tal vez las cosas hubieran sido diferentes”, reflexiona Clemente, como si tratara de cambiar el presente que vive.

 

Con información de EFE

COMPARTE