El Banco de México (Banxico) informó que entre abril y junio del presente año, la cuenta corriente de la balanza de pagos registró un superávit de 6 mil 286 millones de dólares.

CIUDAD DE MÉXICO.- Las cuentas externas de México resultaron con un saldo a favor durante el segundo trimestre de 2021, debido en parte a la evolución positiva de las remesas y de los viajes, así como de la caída en las importaciones.

El Banco de México (Banxico) informó que entre abril y junio del presente año, la cuenta corriente de la balanza de pagos registró un superávit de 6 mil 286 millones de dólares.

Lo anterior representó el 1.9% del producto interno bruto (PIB), que se compara con el déficit de 0.4% del mismo periodo de 2020.

Banxico reporta crecimientos
Expuso que el incremento anual del saldo de la cuenta corriente reflejó un significativo aumento del superávit de la balanza de mercancías no petroleras, así como el dinamismo que han continuado exhibiendo las remesas y un incremento en el superávit del saldo de viajes.

Al interior de la cuenta corriente, en el ingreso secundario se contabilizaron remesas por 13 mil 032 millones de dólares, es decir un crecimiento anual de 31.7%, durante el segundo trimestre del 2021.

Y en servicios por viajes 4 mil 847 millones de dólares frente a los 522 millones de dólares que se registraron en igual periodo del año pasado.

Inversión directa en México
En el reporte de las cuentas externas, Banxico enfatizó que la economía mexicana continuó captando recursos por concepto de inversión directa en un entorno con episodios de moderada volatilidad derivados de la incertidumbre asociada a la evolución de la inflación en algunas economías avanzadas y de las preocupaciones sobre la propagación de una nueva variante del virus SARS-CoV-2 y su impacto sobre la recuperación económica global.

Lo anterior considerando que en general los mercados financieros internacionales mostraron un comportamiento favorable.

Refirió que la económica mundial continuó con un proceso de recuperación heterogéneo, ya que mientras en Estados Unidos, el ritmo de crecimiento se mantuvo, reflejando los avances en el proceso de vacunación, el relajamiento de las medidas de confinamiento y los cuantiosos estímulos fiscales, las economías emergentes han exhibido, en general, un debilitamiento en el ritmo de recuperación de la actividad económica.

Por su parte, en la zona del euro, en el Reino Unido y, en menor medida, en Japón, la actividad económica se recuperó, luego de haberse contraído en el primer trimestre.

 

FUENTE: EL IMPARCIAL.

COMPARTE