México es, según el Vaticano, el segundo estado con más católicos del mundo con 111 millones, solo superado por Brasil

 

La Cuaresma dio inicio en México, el segundo país del mundo con más población católica, con un Miércoles de Ceniza adaptado a las medidas sanitarias impuestas por la covid-19, que impidieron hacer una cruz en la frente de los feligreses.

“Se está imponiendo (la ceniza) en la nuca. De hecho, es como tradicionalmente se debería hacer. Antiguamente es como se hacía la imposición de la ceniza, dejando derramar ceniza sobre la tonsura (coronilla) de la cabeza”, explicó el diácono de la parroquia María Auxiliadora, Francisco Villalbazo.

La Arquidiócesis de Ciudad de México había recomendado distribuir porciones individuales con ceniza “para que los fieles puedan imponérsela a sí mismos”, aunque varios templos capitalinos prepararon estos paquetes individuales para quienes no pudieron acudir presencialmente, como personas “de la tercera edad o que están enfermas”.

Villalbazo aseguró que su parroquia, ubicada en el este de Ciudad de México, ha recibido un volumen de gente similar al de otros años, aunque reivindicó las medidas de seguridad aplicadas.

México es, según el Vaticano, el segundo estado con más católicos del mundo con 111 millones, solo superado por Brasil.

 

Con información de EFE.

COMPARTE