La situación de cientos de migrantes varados en Tapachula, frontera con Guatemala, se ha agudizado en los últimos tres días en medio de marchas, protestas, bloqueos de calles y reclamos al Instituto Nacional de Migración (INM).

Los migrantes exigen que la autoridad migratoria agilice su estancia legal para dejar la ciudad y trasladarse a otra donde puedan trabajar y obtener recursos económicos.

Este miércoles, un grupo de migrantes centroamericanos, además de otros de Haití, Cuba y Venezuela marcharon de la plaza central de Tapachula hacia las instalaciones de la Comisión de Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y posteriormente se dirigieron a la subdirección de Regulación Migratoria provocando a su paso un caos vehicular.

Una migrante de nombre Filomena, quien viajó con su hijo desde Haití hasta Tapachula, destacó que tras la muerte de su presidente y el terremoto de magnitud 7.2, de hace 10 días, desde su nación han salido cientos de migrantes para buscar una mejor calidad de vida, trabajo y paz.

Alex, otro migrante haitiano, contó que lleva cinco días durmiendo en la calle, no tiene dinero para comer y lo único que busca es contar con documentos para estar legalmente en México y sostener a su madre, quien viaja con él.

Los extranjeros que se manifestaron de manera pacífica, argumentaron que no son delincuentes, sino personas que buscan un bienestar para sus familias.

 

Con información de EFE

COMPARTE