MUERE DUEÑO DE ‘CASA DE EMILIO’, EL ‘INFRAMUNDO’ DE HERMOSILLO

Emilio del Razo, quien regenteaba el “Inframundo”, un tugurio que operaba cuando cerraban los bares y cantinas en la esquina de No Reelección y Juárez, en las faldas del Cerro de la Campana, murió este lunes.

Emilio falleció en el Hospital General del Estado (HGE) por insuficiencia renal crónica y diabetes mellitus, confirmaron autoridades.

El Inframundo era una casa de dos pisos con una pared plana al frente pintada de blanco con vistas verdes situada por la calle No Reelección.

Según registros de visitantes, en la mitad de los años 90 la casa era regenteada por la hermana de Emilio, y luego pasó a manos del fallecido.

El escritor noleonés Gerson Gómez escribió en el portal Crónica Sonora un artículo sobre su visita a varias cantinas de Hermosillo, entre ellas, el “Inframundo”:
“En pocos minutos, Casa Emilio será el hervidero de enfiestados rompiendo la tiranía de los horarios en los centros establecidos.

“Beberán de la misma lata, se besarán rabiosos, compartirán el churro de mota que los hermana, inhalarán las grapas de cocaína para alivianarse, se pincharán las venas soltando los demonios”, rezaba el texto.

Emilio del Razo era propietario del Bar Armidas, ubicado en la antigua zona de tolerancia, que se ubicaba a espaldas del Periférico Norte. No obstante, tras su cierre, surgió el “Inframundo” actual, solamente iluminado con veladoras y sin baño, ofertando alcohol en la clandestinidad, junto con todo tipo de drogas, de acuerdo a fuentes policiacas municipales que hablaron bajo el anonimato.

“Nosotros le reventamos como cinco veces el local, y se lo llevaban, y volvía. Era un desastre adentro, donde quiera hacían del baño y en total oscuridad. Estaba muy pesado”, dijo el policía que relató parte de la historia del tugurio.

Ignacio Lagarda Lagarda, Cronista de Hermosillo, escribió en otro texto que la zona de tolerancia se cerró finalmente en 1987.

“Los reconocidos salones cerraron sus puertas para siempre por órdenes del ayuntamiento y el oficio más antiguo del mundo se esparció por toda la ciudad como una plaga bíblica”, contó.

Recientemente, Zaira Fernández Morales, Directora de Alcoholes del Estado de Sonora, compartió a reporteros que han tenido reportes de la existencia del Inframundo, pero que no tenían la facultad de cerrar o hacer inspección, porque no era un negocio establecido.

“Ahí ya entran otras autoridades, como les digo, ahí entran autoridades policiacas, incluso del orden federal ante la presunción de la venta y consumo de drogas, pero nosotros no tenemos esa facultad por nosotros mismos”, enfatizó.

Gerson Gómez, cerró así su texto publicado en Crónica Sonora: “subirán los escalones en este infierno individual que huele a caca de perro por todos los lados.
“Defecarán en la oscuridad, orinarán mixtamente en el patio central donde media tanda de ropa está aún por terminar en la lavadora. Verán lo negro del cielo”.

 

 

Fuente: uniradionoticias.

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here